Nos hayamos cuidado o no este invierno, hayamos hecho o no operación bikini esta primavera, lo cierto es que nadie quiere volver de vacaciones con unos kilos de más… Unas porque supone tirar por la borda el esfuerzo realizado durante unos meses, controlando la dieta y realizando ejercicio. Y otras porque si no se llega en perfecta forma al destape veraniego, razón de más para no sumar michelines, que luego nos va a costar gran trabajo eliminar de nuestras vidas. Pero no debemos olvidar que las vacaciones son para disfrutarlas, así que hoy te doy unos cuantos consejos para que goces con la gastronomía sin remordimientos.

Consejos para no traerse kilos de más estas vacaciones

Uno de los peligros que nos acechan en vacaciones son los momentos de picoteo entre horas. Quién se puede resistir a visitar el chiringuito de la playa… Pues ya que vamos a hacerlo, hagámoslo lo mejor posible. Por ejemplo, tomarnos unos frutos secos, que son ricos en omega 3, o unos chips de verdura. Ten encuenta que estos aperitivos nos aportan mucha energía, así que hay que moderar la cantidad a consumir. O elegir un apertivo de pepinillos en vinagre, que son bajos en calorías y muy ricos en minerales y vitaminas (hierro, calcio, fibra, potasio, yodo, zinc…).

Por la tarde, después de un día intenso de playa y piscina, puedes prepararte una merienda a base de tomate y queso fresco, que no tiene mucha carga energética y que, además, nos aporta cantidad de antioxidantes y vitaminas. Un cóctel que tu piel agradecerá tras un día de sol.

chicas comiendo sushi junto a la playa

El sushi es una buena opción para comer en vacaciones porque incluye pescado rico en omega 3.

¿Qué comer en el chiringuito?

Como regla general, evita las frituras y elige los platos que incluyan raciones de verdura y ensalada. Vamos a concretar un poco más para no liarnos…

Una combinación permitida es la del revuelto de trigueros o setas y gambas, un plato rico en vitaminas, fibras y minerales. Si no te resistes ante una hamburguesa, quítale el pan y acompáñala con verduras en lugar de patatas. En el menú del chiringuito no te será complicado escoger algún pescado a la plancha y es una opción óptima para la dieta, especialmente si eliges rape, merluza, lenguado o bacalao, porque son bajos en grasas. También están permitidas las sardinas al espeto.

Como primer plato pide siempre ensalada, la más sencilla para que los añadidos como queso y beacon no sumen calorías que luego nos pasan desapercidas. El gazpacho también está permitido. Es la bebida antioxidante por excelencia y te ayudará a estar bien hidratada.

Por cierto, el marisco está permitido pero con moderación. Tiene bajo aporte calórico y poca grasa.

Cuidado con la comida mexicana, que abusa del arroz, las frituras y el queso fundido. Pide al camarero que acompañe el burrito con arroz integral cocido, no frito, con frijoles y verduras. Y no le pongas queso ni crema por encima.

De la comida asiática, la mejor opción es el sushi con aguacate, atún o salmón. Si vas a un chino, la ternera con bambú es la opción más adecuada porque es saciante y baja en calorías. En un indio, el pollo al tandoori también puede ser la especialidad menos calórica, ya que está cocinado al horno.

chicas brindando con cócteles en verano

Sustituye el azúcar de los cócteles por edulcorante para reducir su aporte calórico.

¿Las copas están permitidas?

Ya sabemos que las bebidas alcohólicas engordan, así que hay siempre hay que tomarlas con moderación. Una copa de vino blanco o una caña de cerveza son mejor opción que los cócteles, ricos en azúcares. Pero si no te resistes a disfrutar de un daiquiri o una margarita, pide al barman que los prepare sin azúcar y que lo reemplace por edulcorante. Y no te excedas, date el capricho tan solo una vez a la semana.

chicos bañándose en el mar desde un barco

Chapuzón de verano, una buena manera de quemar calorías.

La playa, tu gimnasio de verano

En lugar de tumbarte panza arriba en la playa, ¡muévete! Aprovecha para tonificar las piernas caminando por la orilla de la playa o practicando algún deporte de verano. Disfrutarás mucho más del tiempo de vacaciones y además te beneficias de los resultados del ejercicio. Convierte la playa en tu gimnasio estival, practicando voley, jugando a las palas y nadando.

Aprovecha la riqueza de las aguas del mar para embellecer tu piel. Un peeling de arena la suaviza y mejora su brillo.

Si quieres saber cómo complementar una dieta equilibrada con unos aliados cosméticos, no te pierdas este post: “5 tratamientos corporales para lucir tipazo este verano“.

Dejar un comentario