Admiramos a Kate Winslet por muchas razones. Es una actriz con mucho talento, (premios aparte) capaz de emocionarnos con cada interpretación, polifacética, madre de tres hijos y defensora de la belleza real. En un mundo en el que la estética lo dicta todo, ella siempre aboga por mostrarse tal y como es, con sus curvas y sus arrugas… Y ahora lo acaba de dejar patente al revelar que su nuevo contrato con el gigante de la cosmética L’Oréal, para el que es embajadora de la marca Lancôme, incluye una cláusula que exige que los visuales publicitarios que contengan su imagen no deberán ser retocados. ¡Bien por Kate!

Hace tan solo un par de semanas la actriz española Inma Cuesta se mostraba disconforme con el excesivo retoque fotográfico de una imagen suya que aparecía en portada de un dominical. No es la primera ni será la última vez que actrices y modelos se quejan de esta práctica excesiva por parte de los medios de comunicación o de la propia industria del cine. En una época en la que la belleza física cotiza al alza (¿y cuándo no?), son muchas las celebrities que reclaman que no se distorsione su imagen personal. Es una cuestión ética y de respeto hacia el resto de mujeres que deben enfrentarse a un canon estético que no se corresponde con la realidad.

Embajadoras Lancôme en el visual publicitario de Advanced Génifique

Embajadoras Lancôme en el visual publicitario de Advanced Génifique

En el caso de la actriz Kate Winslet, su defensa de la belleza real viene de lejos. Siempre ha dejado patente que sus curvas no son un problema para ella y no ha tenido reparos en posar sin maquillaje para alguna de las cabeceras femeninas más importantes. Ahora la actriz se ha manifestado en contra de los retoques con Photoshop porque las imágenes resultantes crean una realidad distorsionada:

“Me siento responsable hacia las jóvenes. Creo que algunas mujeres de hoy se ven reflejadas en algunos personajes que ven en las revistas. Ellas se identifican en otras mujeres que han tenido éxito en sus carreras y aparecen en las páginas de las revistas de moda y estilo de vida. Yo siempre quiero decir la verdad sobre lo que soy, y eso pasa por que las fotografías muestren una realidad.

La actriz, que ya ha manifestado en más de una ocasión que prefiere mostrarse con sus arrugas, tal cual es, a dar una imagen falsa, certificó este compromiso el año pasado al unirse a la Liga Británica Anti Cirugía Estética, a la que también pertenecen Emma Thompson y Rachel Weisz.

#BeautyLovers, ¿qué os parece esta decisión?

Dejar un comentario