Mis muy queridas y sagaces #BeautyLovers, como seguramente sabréis ya el efecto mate se impone esta temporada en maquillaje. Pero para que este luzca en todo su esplendor primero deberíamos controlar los brillos con un tratamiento facial que también contribuya a lograr el efecto mate en nuestra piel de terciopelo. Estamos de suerte porque tratamientos y fondos de maquillaje se aúnan para que podamos decir tranquilamente adiós a los brillos.

Piel de terciopelo, ¡fuera brillos!

Las pieles más jóvenes con tendencia grasa pueden controlar los brillos con el nuevo Gel Hidratante Matificante, de Kenzoki, que fusiona los beneficios de una crema hidratante con el efecto matificante de unos polvos.

Si ya has rebasado la barrera de los 30 años, entonces prueba con DayWear Matte de Estée Lauder, que además de hidratar y proporcionar un efecto mate a la piel, cuenta con un complejo antioxidante que previene los primeros signos de envejecimiento.

Y como “producto milagro”, te recomendamos el serum Ibuki Smart Filtering Smoother, de Shiseido. Forma parte de la línea de tratamiento Ibuki, pensada para la piel de las treintañeras, pero este producto en concreto lo podrían utilizar las pieles grasas con indepencia de la edad porque funciona muy bien para controlar el exceso de grasa en la conflictiva zona T. Se aplica después de los tratamientos faciales y del maquillaje.

Efecto mate luminoso

A la hora de escoger fondo de maquillaje, destacamos dos entre las últimas novedades. Uno es el fondo Teint Pores & Matité, de Clarins, una base de maquillaje que tiene un efecto goma de borrar, ya que disimula poros abiertos y pequeñas arrugas, además del consabido efecto mate.

La otra base de maquillaje que elegimos es Matissime Velvet, de Givenchy, que se caracteriza por tener una textura fluida que se funde sobre la piel, confiriendo un efecto mate pero luminoso a la vez.

Dejar un comentario