Si alguien te ha dicho que si te pones protector solar no te pondrás morena, haz oídos sordos… No sólo no es cierto, sino que si lo haces, estarás comprando papeletas para que dentro de unos años puedas sufrir problemas en tu piel. No nos vamos a poner en plan drama, pero el riesgo de paceder un melanoma si no te proteges del sol, es alto. Por eso, debemos ser responsables con el sol. En este post encontrarás todo lo que necesitas saber sobre protección solar para disfrutar del verano y de un bonito bronceado.

Protectores solares

Recuerda que debes aplicarte el protector solar media hora antes de bajar a la playa o a la piscina para que dé tiempo a que se active la fórmula. Aplica una cantidad de producto generosa. Reaplica como mínimo cada dos horas y siempre que veas que la piel se enrojece. No pases por alto zonas sensibles, como contorno de ojos, labios ¡y orejas!

Ver galería.

Protectores capilares

Si todos los veranos te lamentas por haber maltratado tu pelo, este año no te pasará porque vas a empezar a aplicarte un protector solar para cabello. Sí, como lees. Son fórmulas que tienen SPF y aceites que nutren e hidratan el pelo. Como suelen presentarse en formato spray, puedes aprovechar el producto y utilizarlo para conseguir un look muy veraniego, creando ondas surferas o dándole a tu melena un efecto mojado muy refrescante.

Ver galería.

Postsolares

Así se denominan los productos aftersun que debemos aplicarnos siempre después de tomar el sol. No lo sustituyas nunca por una loción hidratante porque su fórmula ha sido especialmente desarrollada para hidratar, calmar y suavizar la piel tras la exposición solar. De esta forma evitaremos “pelarnos” al final del verano, cuando la piel muy castigada manifiesta los daños sufridos. También con el aftersun conseguiremos alargar el bronceado. Atenta a nuestra selección.

Ver galería.

Especial protección solar infantil

Niños y sol es una combinación explosiva. Hay que tener muchísimo cuidado con su delicada piel, por lo que debemos ser rigurosos con todos los elementos que tenemos a nuestra disposición para protegerlos: protector solar, gafas, gorro, ropa técnica con SPF y más horas de sombra que de sol.

Cuando pasamos el día en la playa o en la piscina es inevitable que pasen ratos jugando al sol o bañándose, así que debemos ir bien provistos de protectores solares específicos para la piel de los más pequeños. Escoge siempre este tipo de fotoprotector y evita aplicar el de los adultos porque las fórmulas infantiles son más suaves y evitan ingredientes alérgenos y parabenos. La oferta es amplia como para poder escoger el que mejor se adapte a nuestras necesidades. Hay fórmulas muy resistentes al agua e incluso las hay que se vuelven más eficaces al contacto con el agua y el sudor. Elige la tuya en nuestra selección.

Ver galería.

Dejar un comentario