Si quieres terminar el verano con una melena bonita, sigues estos 5 pasos y salvarás tu cabello de los estragos que producen el exceso de sol y de agua.

5 claves para cuidar tu cabello en verano

1.- Protégelo del sol

Al igual que proteges tu piel de los efectos nocivos del sol, es recomendable que hagas lo mismo con tu pelo. Existen productos específicos que protegen, suavizan la fibra capilar, y, además, preservan el color de los cabellos teñidos. Si no se adoptan los cuidados adecuados, se corre el riesgo de que el cabello adquiera reflejos no deseados, más amarillentos y, incluso, verdes.

“Todos los cabellos coloreados, pero en especial los más claros y con mechas adquieren reflejos no deseados al final del verano por la exposición continuada al sol, la sal y el cloro. También sufren especialmente los tonos cobrizos que pierden muy rápido su reflejo por la oxigenación y porque los pigmentos son más artificiales”, explica Eduardo Sánchez, de Maison Eduardo Sánchez, que en período estival recomienda la coloración con henna neutra que reconstruye la fibra capilar al mismo tiempo que potencia el brillo.

Y para evitar que el cabello se reseque, David Lesur, de los salones de peluquería David Künzle, recomienda utilizar productos que aporten una hidratación extra el cabello:

“Puede ser muy bonito el efecto del sol sobre las melenas en verano, pero para las largas exposiciones aconsejo utilizar filtros solares en gel, crema o spray, evitar productos con silicona y emplear aceites naturales”.

2.- Agua dulce

Los baños en la piscina y en el mar no le sientan bien a tu cabello. Por eso, debes aclararlo bajo la ducha con agua dulce que limpie los residuos de cloro y sal y deje respirar el cuero cabelludo.

David Lesur recomienda aclarar siempre el cabello con agua después de la piscina o la playa y, después aplicar un acondicionador o mascarilla. Y si tenemos a mano un gel de aloe vera puro, aplícalo para humedecer el cabello porque es un estupendo fungicida, rico en antioxidantes y para cabellos secos.

3.- A la sombra

Los dermatólogos recomiendan no tomar el sol, como medida preventiva para no sufrir problemas en la piel. Pues con el pelo, sucede lo mismo. Primero porque se reseca y segundo porque corremos el riesgo de quemarnos el cuero cabelludo. Así que lo mejor que puedes hacer es salir siempre con una gorra o sombrero y no exponerte demasiado al sol, sino que elijas zonas de sombra para descansar.

Chica con sombrero y gafas de sol en la playa. Protección solar.

4.- Mucha hidratación

En esta época del año los especialistas en cabello nos recomiendan hidratar y nutrir el pelo en mayor medida que en otros meses del año. Si quieres evitar las puntas quebradizas y el encrespamiento, recurre a suavizantes, mascarillas, serums y cremas de peinado.

“La señal que nos indica que el cabello está deshidratado es la porosidad: se infla si el ambiente es húmedo, se riza y tiene un aspecto apagado. Todos los tipos de pelo necesitan hidratarse para alisar las escamas que cubren su superficie”, apunta Caroline Greyl, presidenta de Leonor Greyl, que recomienda aplicar el mítico el aceite de la marca antes del champú para nutrir en profundidad el pelo.

5.- Sin secador

Durante los meses de verano concédete un descanso del secador y la plancha de alisado. Deja secar el cabello al aire siempre que puedas. Como explica Eduardo Sánchez, muchas mujeres intentan controlar el encrespamiento tan propio de los destinos de playa, abusando de las herramientas térmicas, en especial de la plancha, algo nada recomendable.

David Lesur aconseja aprovechar las vacaciones para olvidarse de la plancha, el secador y la laca, así como de todo lo que forma parte de la rutina diaria.

“En verano debe prevalecer lo natural. Las prioridades para un buen estado capilar son cinco: protección, hidratación, brillo, detoxificación y dieta saludable y rica en aceite de oliva virgen extra, verduras, frutas, hortalizas, semillas y frutos secos”, indica Lesur.

“Sumado a las agresiones del sol, el viento, el cloro y la sal, el abuso de las herramientas térmicas se traduce en un cabello sensibilizado”, subraya Eduardo Sánchez.

Ducha.

Si quieres saber cómo no quemarte este verano, sigue leyendo el pos: “5 cosas que todavía no sabes sobre protección solar“.

Protección solar

Dejar un comentario