Aunque este año la primavera parece esquiva, mañana mismo hacemos cambio de estación y, en cuanto pase el temporal, nos daremos cuenta de la explosión floral en los campos. Un plan más que recomendable para hacer esta temporada es acercarse a los campos de lavanda de la Alcarria, en Brihuega. Hoy te cuento cómo se cultiva la lavanda y cómo se usa en perfumería.

Lavanda, el olor del bienestar

¿Qué os transmite el olor a lavanda? A mí me produce una sensación de frescor, limpieza y bienestar. Es una planta muy apreciada en perfumería por su fragancia herbácea, aromática y floral y forma parte de un acorde clásico, el fougère, que es considerado el precursor de la perfumería alcohólica masculina. Aporta a las composiciones un frescor natural y de campo.

De la lavanda se aprovechan sobre todo las hojas y las flores que es de donde, mediante destilación, se extrae el aceite esencial.

Variedades de lavanda:

En la Alcarria se cultivan las variedades de lavanda fina, lavanda maillette, lavanda B7, lavanda matherone, lavandín súper, lavandín grosso, lavandin abrial y espliego o lavanda spika.

Lavanda

En perfumería selectiva se utiliza sobre todo el lavandín súper y la lavanda. La lavandula officinalis es la que tiene una esencia más fina.

Lavandín

Los lavandines son el producto de cruces entre diferentes lavandas y espliego (lavándula latifolia): es un híbrido y por tanto no tiene semilla, es un cruce de lavanda latifolia y de lavanda angustifolia, y se reproduce a partir de esqueje.

Lavandín grosso

El lavandín grosso es más utilizado en perfumería funcional.

La lavanda y los lavandinos, en diferentes dosis, están presentes en un 80% de las fórmulas de perfumería. La variedad más apreciada es la lavanda 40/42 francesa, por su finura y su carácter floral. Y dentro del grupo de los lavandinos, el súper también es el más apreciado en perfumería, mientras que el lavandino grosso es más utilizado en perfumería funcional.

En la Alcarria se cultivan las variedades de lavanda fina, lavanda maillette, lavanda B7, lavanda matherone, lavandín súper, lavandín grosso, lavandin abrial y espliego o lavanda spika.

Esencia de lavanda

De la lavanda se aprovechan sobre todo las hojas y las flores que es de donde, mediante destilación, se extrae el aceite esencial

El proceso del aceite esencial

La planta de lavanda necesita tres años para empezar a ser productiva. Durante el primer año se abona y riega ligeramente para potenciar su enraizamiento. Al llegar el segundo año ya se puede hacer la primera cosecha mediante una máquina especial que recorre los surcos y corta los tallos y las flores de la parte superior y media de la planta de lavanda. Esta misma máquina muele flores y tallos y los deposita en un remolque adaptado que lo transporta a la planta de destilación. Allí una tapa especial cierra este remolque cuyo contenido es sometido al vapor para ser destilado. Este vapor que contiene el aceite esencial pasa por un serpentín donde el aceite se vuelve al estado líquido y se recoge en un vaso florentino.

Se trata de un proceso semiartesanal que conserva las mejores cualidades naturales de esta rica planta.

La lavanda adquiere sus mejores condiciones aromáticas después de 3 meses destilada. Este proceso puede reducirse de manera industrial sometiendo el aceite a un enfriamiento con nitrógeno. Se somete a un enfriamiento durante 24 horas para eliminar lo que los profesionales llaman “olor a caldera”.

En cuanto al rendimiento por tonelada depende de las variedades: en el caso de la lavanda se obtienen entre 8 y 10 kilos de aceite esencial por tonelada; en el caso de los lavandines  se puede llegar a 20 kilos y en la lavanda grosso a los 35 kilos. El rendimiento del espliego puede ser de unos 10 kilogramos.

Uno de los productores de la zona es Alcarria Flora, que se fundó en 1999 con 9 socios, aunque el cultivo de la lavanda se venía realizando desde 1967. En 2011, los actuales propietarios adquirieron el 100% de las acciones. Su finalidad es la fabricación y comercialización de aceites esenciales de lavanda y otras especies aromáticas. Se centra especialmente en diferentes variedades de lavanda: lavandín súper, espliego, lavandín grosso y lavandín abrial; así como salvia y romero. Se trata de aceites 100% naturales en cuya obtención la compañía controla todo el proceso, desde la selección de plantas, el cultivo, la cosecha con máquinas específicas y una destilería, ubicada en el pueblo de Cogollor (Guadalajara), con moderna tecnología. Sus aceites esenciales son utilizados en la industria de perfumería, cosmética y productos de cuidado personal, pero también en aromaterapia, medicina convencional y alimentación.

Festival de la lavanda

Si tienes cuenta en la red social Instagram seguramente hayas visto muchas fotos de los campos de lavanda de Brihuega, el pueblo de Guadalajara donde se cultiva esta planta. El motivo de su popularidad es el Festival de la Lavanda, que lleva celebrándose desde 2015, un evento que se ha convertido en una experiencia multisensorial que atrae a muchos curiosos deseosos de vivir nuevas sensaciones. Es un evento muy peculiar que celebra el inicio de la recolección de la lavanda con un concierto en medio de un campo en flor. Al caer la tarde, los asistentes, todos vestidos de blanco, ocupan sus asientos colocados estratégicamente entre planta y planta para que el impacto humano sea el menor posible. Por el momento, la organización no ha comunicado cuál será el artista de este año, pero en pasadas convocatorias han contado con Diego El Cigala, Estrella Morente y Raquel Andueza. Los que han vivido la experiencia subrayan que más que el artista invitado, el interés principal es embriagar los sentidos con el perfume de los campos de lavanda y la música. Id preparando vuestras agendas para la convocatoria del próximo mes de julio…

Dejar un comentario