¿Quieres bajar peso? No hagas dietas

Chica pomelo, imagen de Bajar peso

Te parecerá increíble lo que te voy a decir, pero si quieres mantener la línea o bajar de peso, no hagas dietas. Los cambios drásticos de alimentación no funcionan porque, aunque durante unas semanas nos puedan ayudar a perder algún kilito, una vez volvamos de nuevo a nuestras rutina de comidas, volveremos a caer en los mismos errores (y engordar). Lo más recomendable: adquirir buenos hábitos de alimentación.

Ni dietas ni productos milagro

Después de las fiestas de Navidad nos asaltan los remordimientos por habernos excedido con la comida y puede que también con la bebida (las bebidas alcohólicas tienen un montón de calorías). Pero es un error comenzar una dieta porque, como avisan los nutricionistas, de esta forma tan solo modificamos nuestra alimentación durante un tiempo limitado pero no aprendemos a comer de manera equilibrada.

Si las dietas son poco recomendables, mucho menos lo son los productos milagro, esos que vemos anunciados en televisión: pastillas quemagrasas, dieta de la alcachofa, dieta de la piña… De acuerdo que algunos de estos productos pueden acelerar la pérdida de peso, pero en un tiempo volverás a recuperar los kilos.

¿Y el problema de las dietas? El principal problema es que la restricción de alimentos produce un efecto yo-yo, que hace que recuperemos los kilos rápidamente. Otro problema es que, al vetar algunos alimentos en la dieta, podemos sufrir carencia de algún nutriente esencial, lo que puede afectar a nuestra salud.

Marta Vallejo, especialista en nutrición y dietética, explica que las dietas milagro no tienen base científica:

“Existen muchísimos tipos de dieta milagro: los zumos détox, la dieta de la piña, la dieta Dukan, las proteicas, la del grupo sanguíneo, etc. El problema de todas ellas es que prometen perder peso muy rápido, prohíben alimentos y además no tienen ninguna base científica”.

Entonces, ¿qué es lo recomendable? Según los expertos en nutrición, lo más adecuado es mantener una alimentación variada y equilibrada con el fin de adquirir hábitos saludables ahora para mantenerlos en el futuro.

Lo que nos dice el experto:

“El objetivo es llevar una alimentación saludable y que la persona no tenga que pensar todo el rato en lo que puede y no puede comer, sino que todo sea mucho más natural y llevadero. Si esto se consigue sí es posible mantener la pérdida de peso a largo plazo”, Marta Vallejo.

¿Te suena eso del “efecto rebote”? Este efecto es el que experimenta nuestro cuerpo cuando le sometemos a un período de ayuno. Cuando nuestro organismo sufre esta situación responde produciendo un mayor rendimiento del metabolismo y ahorro energético, del tal forma que se recuperará el peso perdido automáticamente.

Frutas y súper alimentos

Incluye frutas y cereales integrales en tu dieta.

Nocivo para la salud

Cuando iniciamos una dieta estricta o restrictiva estamos suprimiendo ciertos alimentos de nuestras ingestas diarias, lo que puede crear carencias de vitaminas y minerales vitales para el organismo. A corto plazo esto se puede traducir en que tengamos menos energía para desarrollar la actividad del día, que tengamos cambios de humor o, más peligroso, que nuestro cuerpo supla la falta de energía utilizando las proteínas corporales, lo que significa que perdemos masa muscular.

Sobre esto nos alerta Marta Vallejo:

“Exiten muchísimas dietas que son restrictivas, entre ellas la dieta Dukan, por ejemplo, que es muy alta en proteínas, lo que está relacionado con diferentes enfermedades a nivel renal ydescalcificación ósea. Esto pone en riesgo la salud de la persona”.

Dejar un comentario