Celso Gómez Loeches, CEO de Mixer & Pack

Celso Gómez Loeches, CEO de Mixer & Pack.

“La calidad del producto no debe depender de la suerte, sino del trabajo bien hecho”.

El máximo ejecutivo de la compañía Mixer & Pack, radicada en Meco (Madrid), repasa la trayectoria de la empresa creada por su padre, Rodolfo Gómez de Vargas, en 1994, a la vez que detalla aspectos sobre la producción de fragancias, como el alto estándar de calidad que cumplen, y comenta cuáles son los planes .

¿Qué es Mixer & Pack?

Mixer & Pack es el fruto del sueño de su fundador, mi padre, un gran emprendedor que había trabajado en firmas del sector como Gal o Avon y que después de crear otras compañías de manipulados decide fundar su propia empresa de perfumes. Nació en 1994, en unas instalaciones de 10.000 metros cuadrados, que en 1997 ya pasan a ser 20.000 metros.

¿Fabricaban a terceros desde su origen?

 Al principio la compañía elaboraba sus propias marcas, pero en el año 96 llegamos a un acuerdo con una de las grandes marcas del mercado español de perfumes para encargarnos del 20% de su fabricación y dos años después ya hacíamos el 100%. En el año 98 comenzamos a trabajar para otras compañías, como Idesa o Perfumes y Diseño, y también realizamos producción para grandes compañías que disponen de fábricas propias pero que pueden tener puntas de demanda que no pueden absorber totalmente.

Desde el año 95, como ya he dicho, nos volcamos en las marcas propias, lo que suponía crear toda una estructura de fabricación –departamentos técnicos, de I+D, microbiología, creación de fórmulas…– y comercialización.

¿Qué productos fabricaban inicialmente?

CGL. Desde el inicio pudimos crear y desarrollar fórmulas de perfumes y cosméticos que comercializábamos a través de nuestra propia red de ventas llegando a unas 40 marcas registradas. Se trataba de productos de una alta calidad, como la crema hidratante corporal Mixtasan o el gel Dermomix, así como diferentes marcas de fragancias. La idea era no depender solamente de la fabricación a terceros, pero con la llegada de la crisis económica en 2008 y la reducción de los márgenes de beneficio decidimos centrarnos en la fabricación a terceros de forma prioritaria.

Dermomix y Mixtasan estaban en el 95% de los hospitales, lo que puede dar idea de su calidad y del rigor de las pruebas a las que habían sido sometidas. Hoy las fabricamos para algunos clientes amantes de estas fórmulas.

¿Por qué este cambio en 2008?

CGL. Fue un proceso de reflexión interna, de pensar a donde queríamos ir. Pensamos que lo más adecuado era apostar por los grandes clientes que buscaban estándares de calidad altos en la fabricación de sus marcas. Así, a los clientes nacionales fuimos incorporando compañías multinacionales como Colgate, Sara Lee o Unilever que nos confiaron parte de su producción. Y desde hace unos años también realizamos las fragancias de algunos grandes retailers del sector textil.

Procuramos hacer “trajes” a la medida del cliente, ser un partner que cumplimenta lo que necesitan. Hacemos desde la formulación a la fabricación, pasando por el diseño del packaging primario y secundario, compras, envasado, gestión de sus regulatory affairs para su comercialización en todo el mundo y el almacenamiento, pero también compramos datos para conocer el mercado y aconsejar al cliente. En realidad el gran cambio ha sido pasar de ser solo fabricante a ser un proveedor de servicios mucho más completo para cubrir todas las necesidades del cliente. Somos una extensión del departamento de perfumería del cliente.

¿Cuáles son los elementos clave de una compañía como Mixer?

Debe ser una compañía motivada y en línea con lo que quiere el cliente. Debe tener un afán de mejora, incorporando tecnologías y métodos de trabajo innovadores que otros no ofrecen y cuya eficiencia permite dar un mejor servicio a nuestros clientes a un mejor precio. Innovación e investigación a través de nuestro laboratorio. Otro aspecto clave es la flexibilidad para responder a lo que quiera el cliente en tiempo y forma pero sin descuidar los estándares de calidad. También la ética, porque todos los procesos de control de calidad (estudios dermatológicos, pruebas de frío y de calor, estudios epidemiológicos, etc.) necesitan un tiempo y esta es una exigencia en la que no debemos ceder, incluso aunque nos cueste perder algún cliente. Y finalmente buscar la máxima rentabilidad para el cliente produciendo más en menos tiempo.

Sabemos que cuando un cliente busca calidad estamos bien situados.

¿Cuál es la capacidad de fabricación de Mixer?

Actualmente estamos produciendo 19 millones de unidades anuales, pero podríamos tener una capacidad máxima de 113 millones de unidades, lo que indica que nuestra capacidad de crecer es grande. Hoy  fabricamos unas 100.000 unidades diarias. En el caso concreto de la perfumería alcohólica estamos en 3 millones de kilogramos al año, pero podemos producir el doble. Nuestra planta tiene una ubicación ideal para distribuir a todo el territorio nacional.

En cuanto a los productos de cuidado personal tenemos capacidad para producir 1 millón de kilogramos al año en productos como geles o champúes que hacemos para grandes fabricantes que en determinados momentos necesitan cubrir puntas de demanda.

¿Cuál es el tiempo medio desde que el cliente da conformidad a un proyecto hasta que se le entrega?

Es de unos 90 días. Hay que tener en cuenta que algunos perfumes tienen períodos largos de maceración que hay que respetar, controles, homologaciones, etc.

¿Es caro fabricar una fragancia?

Cuando un consumidor se gasta 90 euros en una fragancia puede estar seguro de que detrás hay una gran labor de investigación, biólogos, químicos, procesos de maceración, controles de calidad, maquinaria sofisticada, pruebas de estabilidad, diseño cuidado del packaging, líneas de fabricación a veces semiartesanales que necesitan más personal, etc. Cuando estamos hablando de una fragancia selectiva el producto tiene que salir perfecto y para alcanzar esa perfección todos los procesos tienen un coste.

¿Qué procesos resultan más complicados en la fabricación de fragancias?

El reto más importante es lograr la satisfacción de nuestros clientes, que son muy exigentes, y esto nos obliga a ser muy eficientes y precisos en nuestro trabajo para así cumplir los elevados estándares de calidad que nos piden. No olvidemos que en España la fabricación de perfumería y cosmética depende de la Asociación Española del Medicamento, lo que implica controles y auditorías a la industria y a la producción muy estrictos.

Un objetivo de Mixer es conseguir la excelencia entendida como la unión de los procesos de calidad, no depender de la suerte sino del trabajo bien hecho.

¿Hay materias primas especialmente difíciles de trabajar?

Normalmente las materias primas naturales son las que tienen menos estabilidad, las más difíciles de trabajar y son también las más caras.

Nuestros clientes trabajan mucho con materias naturales y esto nos obliga a cuidar mucho la estabilidad, las cualidades organolépticas, las condiciones físicas –calor, frío, luz…– elementos que pueden hacer virar las cualidades de una materia sin los precisos controles de calidad previos.

¿El auge de la marca del distribuidor ha beneficiado de alguna forma a los fabricantes a terceros?

Nosotros no hacemos marca del distribuidor porque nuestro estándar de calidad hace que seamos caros para las exigencias de este tipo de productos. También el tipo de planificación y la logística de una gran cadena y de nuestros clientes es completamente diferente. Nosotros fabricamos cantidades menores de forma flexible y adaptada a las necesidades de nuestro tipo de cliente, que normalmente planifica períodos más cortos.

¿Qué opinión tiene del sector de perfumería en España?

Creo que la perfumería selectiva ha vuelto al camino del crecimiento después de algunos años difíciles en los que el consumo había decrecido y se han cerrado puntos de venta. Creo que el sector, en general, lo está haciendo muy bien. Tengo que destacar la labor de Stanpa y el esfuerzo que está haciendo para posicionar a España en Europa y en el mundo. También valoro mucho el esfuerzo de personas como Emilio Valeros, director técnico de Loewe, o Pedro Trólez, director de Perfumes y Diseño, que están consiguiendo un gran éxito a nivel internacional, tanto en moda como en perfumes. Hoy exportamos más perfume que vino y aceite y, sin embargo, esto se conoce poco.

¿Qué peso tienen las exportaciones en Mixer?

Tenemos dos clientes fuertes en Reino Unido y Alemania que representan entre el 15 y el 20% de nuestras ventas. El mercado exterior tiene una tendencia creciente, asistimos a ferias, exponemos e intentamos captar nuevos clientes.

Imitaciones… ¿Cómo contempla este fenómeno?

Están haciendo mucho daño al sector y también a la marca España. Nosotros no trabajamos este tipo de productos y algunos de las grandes grupos están haciendo una labor importante para acabar con este problema, que desprestigia al mundo de la perfumería, y defender sus derechos. Detrás de una marca, como Loewe o Tous, hay todo un mundo de diseñadores, químicos, personal de planta, comunicadores, administrativos, vendedores, etc. Lo que hacen los imitadores es reducir procesos y controles hasta llegar a un corta y pega que no es ético desde ningún punto de vista.

Y por supuesto creo que hay que defender la marca, la propiedad intelectual y el saber hacer de muchas personas que están detrás de las marcas originales.

¿Qué planes de desarrollo futuro manejan?

En Mixer trabajamos con autofinanciación y esto nos ha permitido solventar estos años difíciles sin ningún endeudamiento. Tenemos planes para construir un nuevo Mixer con una fábrica totalmente en automático.

Es posible que demos este paso entorno al período 2025-30 y para ello ya tenemos 150.000 metros cuadrados de los mejores terrenos del término municipal de Meco.

Siempre hemos recibido mucho apoyo por parte de las autoridades municipales y del pueblo de Meco –mi padre ha sido nombrado hijo adoptivo recientemente– y por eso queremos que sea aquí donde se ubique una futura nueva fábrica.

En cualquier caso, cada año realizamos importantes inversiones en la fábrica actual, del orden de un millón de euros, en nueva maquinaria, laboratorios, etc, porque si quieres estar arriba debes invertir de manera continua. Prácticamente reinvertimos los beneficios de cada año.

También buscamos un mejor uso de las nuevas tecnologías. Y a nivel humano estamos tratando de conjugar todos los perfiles, personas con experiencia y personas más jóvenes que llegan con otras ideas y aportan mucho por su apertura a las nuevas tecnologías y los nuevos métodos de trabajo. Y por supuesto damos una gran importancia a la formación continua del personal, porque creemos que nuestros empleados son uno de nuestros grandes activos.

Agustín y Celso Gómez Loeches, director de marketing y comunicación y CEO de Mixer & Pack.

Agustín y Celso Gómez Loeches, respectivamente director de marketing y comunicación y CEO de Mixer & Pack.

Dejar un comentario