Hasta hace dos días éramos muchas las españolas que preferíamos no utilizar acondicionador ni mascarilla para no engrasar el pelo (es lo que afirma una encuesta de Pantene, que el 28% pensamos que el acondicionador engrasa el cabello), y ahora resulta que nos pasamos al extremo contrario y hemos caído en la moda de lavarnos el pelo solo con acondicionador o, directamente, pasar de todo y “lavarnos” el pelo únicamente con agua… ¿Y eso por qué? Pues porque según el patio de vecinos de las redes sociales, el champú estropea el cabello… ¿Será verdad? Preguntamos a los expertos si son recomendables o no las modas virales co-wash y no poo de cuidado capilar.




Si estás pensando en practicar co-wash y no poo, ojo con las bacterias

La moda de lavarse el cabello solo con acondicionador, lo que se conoce como co-wash, surge a partir de un libro publicado por la estilista Lorrain Massey, “Curly Girl” (año 2002), en el que explica su método para lavar las cabelleras rizadas: aboga por prescindir del champú y emplear solo acondicionador para mantener el cabello limpio e hidratado, una vez a la semana o cada diez días (¡nada de lavarse el pelo todos los días!). Lorraine explica que este método mejora la apariencia del pelo rizado, ya que los sulfatos presentes en los champús por su función limpiadora son agresivos con la fibra capilar y, a la larga, resecan y debilitan el cabello.

¿Qué hay de realidad en todo esto? Según la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), debemos lavar el pelo con champú porque es un producto que nos asegura la higiene capilar. No hacerlo puede dar lugar a que la grasa y la suciedad se acumulen en el cuero cabelludo, con el mal efecto estético que esto produce, y no solo eso, sino que puede favorecer la aparición de microorganismos e infecciones… El tema no es para tomárselo a la ligera. Así que cuidado con las modas que cobran notoriedad en territorio online porque pueden no estar bien fundamentadas y siempre debemos comprobar la información. Los dermatólogos aconsejan escoger champús suaves, mejor si no contienen alcohol, fragancias y algunos conservantes, como los surfactantes.




—————————————————————————————————————————————-

Artículo relacionado: ¿Son malos los champús con sulfatos? Y los champús sin sulfatos, ¿son realmente eficaces? Despeja todas tus dudas en el post: “Champús sin sulfatos o con sulfatos, esa es la cuestión“.

Champú sin sulfatos: chicas posando para un selfie con bonita melena



Al consultar a Cristina Biurrun, directora científica de L’Oréal, la respuesta que obtenemos es similar: lavarse el pelo solo con acondicionador no tiene ningún sentido, entre otros motivos porque este producto no ha sido desarrollado para eso, sino para nutrir y aportar suavidad al cabello.

“Si lo que queremos es limpiar el cabello, lo mejor es utilizar un champú específico para las necesidades de nuestro cabello”, explica Biurrun.

También hemos consultado a Adolfo Remartínez, fundador de Nuggela & Sulé (marca del mítico champú de cebolla que seguro conoces), que pide cautela y responsabilidad con las modas que adquieren protagonismo en internet:

“Hay que tener mucho cuidado con lo que se hace o se aplica en casa, teniendo en cuenta que lo orgánico de los productos puede originar micro bacterias que afecten a la piel generando problemas severos”.

Remartínez insiste en que no hay que tener fobia a la química porque forma parte del progreso. Los avances y nuestra capacidad hacen que los dominemos siendo uno de los grandes progresos de la humanidad y no podemos darle la espalda.

chica joven millennial cabello

Si quieres que tu cabello luzca bonito, opta por champús suaves, que lo mantengan limpio y sano.

Mejor que no te plantees seguir el no-poo

Entonces, ateniéndonos a lo que expresado por los expertos, de la moda no-poo mejor ni hablamos… Por si desconoces de qué se trata, te cuento que la moda no-poo alienta a sustituir el champú por sustancias como vinagre, bicarbonato, miel o aceites esenciales o bien solo usar agua para limpiar el cabello. Quienes defienden esta práctica argumentan que no quieren utilizar champús comerciales por su alto contenido en sustancias químicas, que pueden irritar el cuero cabelludo y perjudicar al cabello. Otra teoría que aboga por este método sostiene que al no usar champú, el pelo produce menos grasa y se mantiene limpio durante más tiempo.

Una vez más, acudimos a la voz experta de los dermatólogos que insisten en que no emplear champú para la higiene del cabello es un error, ya que no se produce menos sebo al no lavarlo con champú y lo que nos puede pasar es que surjan problemas capilares derivados de esta práctica.

Adolfo Remartínez coincide con la AEDV:

“Las tendencias no-poo y co-wash no tienen ningún fundamento ya que la suciedad o la falta de higiene en la piel origina parásitos, bacterias en nuestro cuerpo que se alimentan de nuestros recursos, atacándolos y originando diferentes afecciones”.

chica pelo revuelto

Cuidado con emplear vinagre y bicarbonato para lavar el cabello. No solo no lo limpia, sino que irrita el cuero cabelludo.

——————————————————————————————————————————————————

Artículo relacionado: ¿Qué función tienen las siliconas en los productos capilares? Sigue leyendo en el post: “Todo lo que debes saber sobre las siliconas que llevan los productos de cuidado capilar“.

cabello rizado sin siliconas


Aclararse el pelo con vinagre para que brille más y acabar con los ojos irritados

Otra moda es la de aclararse el pelo con vinagre. Que me perdonen las millennials, pero esta sí me la conozco bien porque es lo que antes llamábamos un “remedio de la abuela” y allá por los años 90 algunas caímos en ello…

Cristina Biurrun nos pide que hagamos una reflexión sobre esta fobia por lo químico que nos impulsa a emplear, por ejemplo, vinagre frente a un champú pensando que es más seguro para nuestro organismo. En primer lugar, el vinagre también es el resultado de la química, puesto que es una disolución de ácido acético en agua en una concentración entre el 3-5%. “La composición química está en en la esencia de las cosas y no es mala en sí misma”, sentencia Biurrun y añade:

“Utilizar remedios naturales como vinagre para aclararse el pelo puede provocar determinados efectos adversos, como irritación ocular. Nadie ha comprobado que usar vinagre en estas condiciones sea seguro para las personas. En cambio, en los cosméticos, como los champús, realizamos una rigurosa evaluación de seguridad para garantizar que los consumidores puedan utilizar los productos de forma segura”.

Además, no deberíamos depositar alegremente nuestra plena confianza en ingredientes naturales solo por el hecho de serlo. Biurrun argumenta que un ingrediente natural no es garantía de que un producto sea más seguro, ya que en muchas ocasiones cuando se obtiene un ingrediente de forma sintética se tiene la certidumbre de que no hay impurezas perjudiciales para la salud.




El bicarbonato es otra sustancia de la que se habla en internet en cuestiones relacionadas con temas capilares. Hay quienes lo emplean para sustituir al champú. Y tampoco debemos recurrir a él, ya que, según explican los dermatólogos, el bicarbonato tiene un pH más alcalino que el del cuero cabelludo y puede producir irritación e incluso decolorar el pelo.

Mujer preparando fórmula cosmética natural

Pensar que las fórmulas naturales son más seguras que las sintéticas es un error. Ambas deben regirse por estrictos controles y reglamentos.

——————————————————————————————————————————-

Artículo relacionado: Si tienes el pelo rizado y quieres librarte del encrespamiento, atenta al post: “Todo lo que he aprendido para conseguir rizos definidos y sin encrespamiento“.

Chica pelo rizado, rizos definidos y sin encrespamiento. Curly girl.


¿Las fórmulas naturales son mejores?

Cristina Biurrun llama a la calma con respecto a esta fobia que parece apoderarse de nosotros cuando pensamos en ingredientes químicos porque en cosmética se siguen protocolos muy estrictos para que el producto sea seguro:

“En L’Oréal nuestra prioridad fundamental es ofrecer a nuestros consumidores productos innovadores que cumplan sus expectativas garantizando su eficacia, calidad y seguridad. Ya sea para el cuidado de la piel o el cabello, todos y cada uno de los ingredientes han sido seleccionados para contribuir a la eficacia del producto sin poner en riesgo ni la integridad del cabello o de la piel, ni por supuesto, la salud de nuestros consumidores”.

Anthony Llobet, estilista de Tresemmé a quien también hemos consultadose basa en su experiencia con los clientes en el salón de peluquería, y reconoce que son cada vez más los consumidores que demandan ingredientes naturales, pero también exigen un resultado estético en el cabello, lo que no se puede lograr con fórmulas íntegramente naturales:

“A la hora de comprar productos, el 50% de los clientes sí que piden productos lo más naturales posible. Hemos comprobado que los 100% naturales no nos dan el resultado que esperan nuestros clientes. Siempre se quedan cortos comparando con los resultados que obtenemos con fórmulas menos naturales. Al final los clientes buscan buenos resultados más que una naturalidad total”.

Para Llobet en el equilibrio está la fórmula cosmética óptima porque emplear ingredientes naturales combinados con una dosis justa de ingredientes sintéticos permite mantener el cabello sano y con una apariencia estética del gusto del consumidor. Por este motivo, Tresemmé, marca para la que trabaja, ha lanzado recientemente la línea Botanique, con ingredientes naturales, sin siliconas y sin colorantes.

Botanique, Nutre y Fortalece, Tresemmé, champú, acondicionador y mascarilla

La línea Botanique, Nutre y Fortalece, de Tresemmé, tiene aloe vera y coco, para nutrir el cabello y reforzarlo.

Ante todo, tenemos que tener claro que todos los cosméticos pasan por rigurosos controles de seguridad. Adolfo Remartínez explica que tanto las sustancias químicas como las naturales cumplen con el Reglamento 1223/2009 de productos cosméticos. Este Reglamento cuenta con una serie de anexos que regulan el uso, la limitación o la prohibición de las sustancias que no son seguras para su uso.

“Es difícil encontrar en territorio europeo, al menos, sustancias que resulten perjudiciales para el cabello”, sentencia Remartínez.

Para L’Oréal la seguridad es una prioridad, nos cuenta Biurrun:

“Realizamos numerosos test para garantizar la seguridad. Incluso utilizamos un método innovador: piel reconstruida que fabricamos en nuestro Centro de Evaluación Productiva de Lyon”.

En Nuggela & Sulé también son estrictos con los protocolos de seguridad y con la medición de eficacia de sus fórmulas, para lo que realizan diferentes test in vitro/in vivo con células de piel humana (HaCat) o células de papila dérmica, así como con voluntarios bajo el control de un dermatólogo.

ingredientes naturales en probetas

Cada vez son más las marcas que apuestan por ingredientes naturales en sus fórmulas.

Fórmulas comerciales cada vez más naturales y sostenibles

Lo que sí es un hecho es que las empresas cosméticas están dando pasos importantes para fabricar productos cada vez más naturales y sostenibles, para satisfacer la creciente demanda de los consumidores por las fórmulas naturales y éticas. No solo es importante que el producto sea inocuo para la salud, sino que no dañe el medio ambiente. En este sentido, L’Oréal es una de las compañías cosméticas más comprometida y cuenta con un programa mundial de sostenibilidad, “Sharing Beauty With All“, que se basa en cuatro pilares que impactan en toda la cadena de valor del producto: producción, innovación, consumo y desarrollo.

“El 82% de los productos lanzados o renovados por nuestras marcas han mejorado su perfil social o medioambiental, algunos llegando a demostrar ya niveles de biodegradabilidad superiores al 98%, como los nuevos champús y acondicionadores de Biolage R.A.W. o el champú de Garnier Original Remedies. Además, envases como los de Botanicals de L’Oréal Paris y Aura Botánica de Kerastase, están compuestos por materiales 100% reciclados”, explica Biurrun.

Para evaluar el impacto de todos los productos y asegurarse de que todos los lanzamientos tienen un perfil social y medioambiental mejorado, han desarrollado la herramienta Sustainable Product Optimisation Tool (SPOT), que en 2017 ya ha sido empleada por el 90% de las marcas del grupo. De esta manera, se ha podido evaluar el impacto social y medioambiental de los productos.

Botanicals Fresh Care, L'Oréal Paris, línea Aceite de Semillas de Cilantro y Vinagre Iluminador

Botanicals Fresh Care, de L’Oréal Paris, emplea ingredientes botánicos y elimina parabenos, siliconas y colorantes.

De manera paralela a estas medidas, los nuevos lanzamientos son más sostenibles. Es el caso de las líneas de cuidado capilar Botanea y Source Essencial. Botanea es la primera coloración vegana para el cabello, 100% a base de hierbas y con el 100% de ingredientes vegetales, que proceden de Solidarity Sourcing. Además, los tarros, que están hechos con plástico PET reciclado en un 50%, se pueden volver a rellenar. Las recargas se venden en bolsitas herméticas de papel certificado FSC (Forest Stewardship Council) de bosques administrados responsablemente. Source Essentielle es la primera línea de productos naturales, veganos y profesionales para el cuidado del cabello de L’Oréal Professionel, que se puede rellenar en salones. Está formulado con un 80-100% de ingredientes naturales de alta calidad.

Otra línea capilar nueva es Botanicals Fresh Care, de L’Oréal Paris, enriquecida con ingredientes botánicos que han sido seleccionados por sus beneficios, por su calidad y por proceder de mecanismos de extracción respetuosos. No es una línea 100% natural pero sí obedece al compromiso de la marca por ofrecer fórmulas de alta calidad, sensoriales y sin parabenos, ni siliconas, ni colorantes.

Adolfo Remartínez subraya que Nuggela & Sulé trabaja de manera prioritaria sobre fórmulas eficaces con ingredientes naturales. La marca es muy exigente a la hora de producir con procesos sostenibles y con unos altos niveles de calidad:

“A la hora de formular intervienen muchos factores, desde proveedores de materias primas, productores de ingredientes naturales, controles de calidad, controles de eficacia en diferentes laboratorios… Todo esto requiere una responsabilidad y un trabajo enorme. Pero el resultado lo merece”.

Nuggela & Sulé, champú de cebolla y champú polinesia

El Champú de Cebolla de Nuggela & Sulé es un best seller de la marca, que ahora presenta el Champú Polinesia, que también tiene una acción fortificante.

Seguramente asocies a Nuggela & Sulé con el famoso champú de cebolla, pero detrás de esta marca y de la fórmula de este champú hay mucho más que este humilde ingrediente, hay un trabajo de investigación en el laboratorio, donde se analizan las propiedades de los ingredientes activos que contienen las materias primas naturales. A la hora de hablarnos sobre la cebolla, Remartínez es una auténtica enciclopedia y nos explica con detalle cómo desde el siglo I se conocen la propiedades beneficiosas de este bulbo, ya que en el Compendio de Materia Médica de Dioscórides Anazarbeo viene recogido el uso tópico de la cebolla para combatir la tiña, una afección muy común de la época que afecta sobre todo al cabello, produciendo descamación del cuero cabelludo e incluso caída del pelo. Actualmente, hay estudios clínicos publicados en PUBMED, una biblioteca de referencia de estudios médicos, donde hay informes sobre la aplicación de jugo de cebolla para problemas de alopecia areata en uso tópico.

“Sabemos que la cebolla, especialmente la cebolla roja, contiene altos niveles de flavonoides, como la quercitina, con propiedades antiinflamatorias y estimulantes de la circulación sanguínea o compuestos azufrados que en cosmética, particularmente en cosmética capilar, tiene grandes beneficios por sus propiedades antibacterianas y anti seborreicas. Sobre esta idea nos basamos a la hora de formular nuestro mítico mal llamado champú de cebolla, porque la fórmula no se basa en esos activos, sino en mucho más, como por ejemplo, glucógeno marino o sales del Mar Muerto, que hacen que el producto sea efectivo”.

En cualquier caso, desde la AEDV nos recomiendan sensatez a la hora de optar por un champú de tratamiento y ante cualquier problema en el cabello consultar siempre con un dermatólogo: las propiedades de un champú cosmético no van a atravesar la piel del cuero cabelludo para llegar a la raíz, sólo va a actuar sobre su tallo.

Alternativas a los champús tradicionales

Avocado Co-Wash, de Lush

Si quieres limpiar suavemente el cabello a la vez que aportar nutrición e hidratación, Lush cuenta con Avocado Co-Wash, un híbrido entre champú y acondicionador que limpia e hidrata el pelo, gracias a los ingredientes naturales de su fórmula: manteca de cacao, infusión de romero, flores de lavanda y ortiga, aguacate fresco, aceite de oliva virgen extra y vinagre de sidra.

¿Cómo se usa?

Solo tienes que mojar el cabello y aplicar directamente tu trozo de Avocado Co-Wash sobre el pelo. Si lo prefieres, también puedes hacer primero espuma con las manos para después masajear el cuero cabelludo. Para terminar, aclara con abundante agua.

Champú suave Avocado Co-Wash, de Lush

Este no es un champú cualquiera, es Avocado Co-Wash, un champú suave pensado para practicar co-wash sin renunciar a la limpieza. De Lush.

Champús vegetales, de Henna Morena

En Henna Morena emplean tensioactivos y bases suaves con extractos de plantas para limpiar el cabello de manera suave, sin eliminar la capa grasa protectora del cuero cabelludo. Sus champús vegetales en polvo son plantas trituradas ricas en sapo ninas (sustancias naturales que ayudan a limpiar el cabello de impurezas y a crear espuma). El champú vegetal tiene la ventaja de que, además de limpiar, actúa como acondicionador y nutre el cabello sin la intervención de parabenos ni siliconas.

“Nuestro champú no contiene ningún otro elemento de síntesis química, solo agua y polvo de plantas limpiadoras”, explica Sandra Vivancos, fundadora de Henna Morena.

Lo que debes saber: el champú vegetal no es co-wash, ya que esta práctica se refiere a aplicar solo acondicionador y no está enfocada tanto en la limpieza sino en tratar el pelo para no perder la estructura (especialmente en cabellos rizados).

¿Cómo se usa?

Toma dos cucharadas de champú vegetal en polvo y añádelas a una taza de agua caliente. Mezcla hasta obtener una textura parecida a la de un chocolate a la taza. Aplica sobre el cabello, extiendo la mezcla desde el cuero cabelludo hasta las puntas. Déjalo actuar entre 4 y 5 minutos. Después, aclara con abundante agua.

Henna con Tomillo y Ortiga, de Henna Morena

Henna con Tomillo y Ortiga, de Henna Morena.

Champús sin sulfatos

Otra opción para lavar el cabello con una fórmula suave es elegir un champú sin sulfatos. Algunas marcas comerciales cuentan con líneas de cuidado capilar sin sulfatos que están especialmente indicadas para cabellos teñidos (porque los sulfatos arrastran los pigmentos de color del pelo teñido), cuero cabelludo sensible y cabello rizado (debido a que tiene tendencia a la sequedad).

¿Quieres saber qué marcas tienen champús sin sulfatos? Te lo cuento en el post: “Champú sin sulfatos o con sulfatos, esa es la cuestión”

Ogx, Johnson & Johnson, champú sin sulfatos

Ingredientes exóticos y fórmulas libres de sulfatos marcan la diferencia de las fórmulas de Ogx.

 






Dejar un comentario