Según datos de NPD Group, en España nos gastamos 162 millones de euros en cremas antienvejecimiento en el año 2017, 48,5 millones en contornos de ojos y 53 millones en sérums. Gasto que, además, no para de crecer, ya que, según la consultora, entre enero y junio de 2018 la facturación (solo de las cremas antienvejecimiento) creció un 3,7%. Estos números dan muestra del grado de preocupación que supone tener un cutis cuidado para los españoles. Sin embargo, la aplicación de cremas antiarrugas debería ser un gesto más de la rutina de cuidado de la piel, ya que hay otros factores que hay que tener en cuenta para minimizar la aparición prematura de los signos de la edad. Hoy desgranamos el estudio el estudio “The skin aging exposome” (“La exposición de la piel al envejecimiento”) publicado por Jean Krutmann, profesor de dermatología y medicina ambiental, en Journal of Dermatological Science, que expone lo que la ciencia sabe acerca del envejecimiento de la piel y que revela cuál es la crema más eficaz para prevenir el envejecimiento.




En busca de la crema más eficaz para frenar el envejecimiento de la piel: principales factores que aceleran el envejecimiento

Radiación solar

Desde 1969 los científicos han señalado a la radiación solar como responsable de causar daños y envejecimiento de la piel. Está demostrado que el sol produce trastornos de la pigmentación y que tiene un impacto sobre muchos de los signos de envejecimiento facial.

“El papel de la radiación ultravioleta (UV) en el envejecimiento de la piel está bien establecido y el término fotoenvejecimiento se ha acuñado para enfatizar esta relación de causa y efecto. De hecho, se han realizado numerosos estudios durante las últimas décadas para analizar los mecanismos subyacentes y, sobre la base de este conocimiento, se desarrollaron estrategias para prevenir o al menos retrasar el fotoenvejecimiento de la piel humana. En este sentido, la radiación UV puede considerarse como uno de los factores ambientales mejor estudiados que contribuyen a la exposición del envejecimiento de la piel (sic)”.

Por tanto, los estudios realizados por los científicos confirman que el fotoenvejecimiento afecta a la epidermis, dermis e hipodermis.

Mujer tumbada en el campo bajo el sol

La radiación solar es uno de los principales factores que favorecen el envejecimiento prematuro de la piel.


Artículo relacionado: ¿Conoces los efectos perniciosos que produce la luz azul sobre la piel? Aclara tus dudas sobre la luz azul y repasa los últimos tratamientos cosméticos que te protegen de su agresión: “Es el momento de empezar a protegerse de la luz azul

Luz azul cuidado facial: Payot, Estée Lauder, Guerlain


Contaminación

Los científicos señalan al smog (contaminantes que se forman a partir de reacciones fotoquímicas, entre las partículas propiamente contaminantes que se encuentran en el ambiente y que reaccionan con el calor y la radiación UV) que se encuentra en las capas bajas de la atmósfera (y, atención, porque aquí los científicos señalan que esto sucede tanto en áreas urbanas como rurales) como otro de los factores que inciden en el envejecimiento cutáneo.

“En conclusión, ahora hay una óptima evidencia epidemiológica de que la exposición a la contaminación del aire relacionada con el tráfico, incluido el PM, NO2 y el ozono a nivel del suelo, está asociada con la formación de manchas pigmentarias y arrugas en los caucásicos y asiáticos orientales (sic)”.

Tabaco

El tabaco es otro de los responsables del envejecimiento prematuro de la piel. Seguramente habrás visto alguna vez las imágenes que comparan el aspecto de dos gemelos, uno fumador y otro no fumador: al comparar las imágenes de ambas personas a lo largo de un período de tiempo, el fumador parece mayor que el que no fuma. Según los científicos, los estudios que se han realizado entre gemelos revelan que diez años de fumar corresponden a una diferencia de apariencia de aproximadamente dos año y medio.

Otro rasgo que delata a los fumadores, las arruguitas alrededor de la boca, el labio superior y los ojos. Sí, son causa del tabaco.

“El extracto de humo de cigarrillo afecta el crecimiento y la proliferación de los fibroblastos y conduce a características similares a las que se observan en los fibroblastos senescentes. La lesión por estrés oxidativo y la inhibición de la actividad de defensa antioxidante pueden participar en este proceso de envejecimiento inducido por el humo del cigarrillo” (sic).

Lo que todavía no tienen claro los científicos es en qué medida interfiere el humo del cigarrillo sobre la piel, qué dosis acumuladas son las que aceleran los procesos de envejecimiento ni cómo se puede cuantificar la exposición directa al humo y a la propia inhalación. En cualquier caso, queda claro que los humos del tabaco producen una agresión sobre la piel que se traduce en envejecimiento prematuro.


Artículo relacionado: ¿Existen cosméticos específicos que nos protejan de la radiación solar y de la contaminación? Pues, sí, los hay y los hemos recopilado en el post: “Tratamientos faciales al rescate de las pieles urbanas agotadas

tratamientos para pieles agotadas


Frutas y súper alimentos

Incluye frutas y cereales integrales en tu dieta.

Alimentación

Los científicos llevan tiempo estudiando la influencia que tiene la alimentación sobre la piel y el cabello: una dieta rica en antioxidantes puede retrasar los signos de envejecimiento, mientras que, por el contrario, una alimentación con un exceso de alcohol, grasas y carbohidratos se asocia con mayor probabilidad de aparición de arrugas.

Alcohol y grasas son los dos enemigos más conocidos de nuestra dieta, pero hay uno que ha pasado desapercibido durante mucho tiempo y que está también relacionado con la aparición de arrugas prematuras: el azúcar.

Y, lo siento, pero tenemos también malas noticias para los amantes de las barbacoas y los fritos, ya que los alimentos asados a la parrilla o fritos pueden producir inflamación y oxidación, lo que se traduce en una piel con mayor predisposición a envejecer.

“El consumo excesivo de azúcar causa arrugas . Se debe a un proceso natural que se conoce como glicación, en el cual el azúcar que entra en el torrente sanguíneo se une a las proteínas para formar nuevas moléculas dañinas llamadas productos finales de la glicación avanzada (AGE). Cuanto más azúcar se consume, más AGE se desarrollan y más glicación se produce (reacción de Maillard). En la piel, se han observado depósitos de producto final de glicación avanzada (AGE) en fibronectina, laminina, elastina y colágeno. La glicación surge en la dermis después de los 35 años de edad y la exposición a los rayos UV aumenta la reticulación en la piel. La glicación endógena ocurre cuando los productos de azúcar consumidos se unen a proteínas y lípidos. La glucosilación exógena se produce cuando se ingieren alimentos que contienen AGE formados a altas temperaturas al tostarlos, asarlos a la parrilla o freírlos. Los AGE derivados de los alimentos producidos al asar a la parrilla y freír pueden inducir inflamación y oxidación” (sic).

Para aquellos que piensan que en alimentación se puede compensar (por ejemplo, “me he pasado comiendo comida basura el fin de semana, compenso con un extra de vitamina C”), esto no funciona así. Los médicos recomiendan mantener una ingesta elevada de frutas y verduras en la dieta, que es el mejor método (y más seguro) para beneficiarnos de los antioxidantes y, no recurrir a los suplementos nutricionales para compensar una dieta poco equilibrada. De hecho, la suplementación nutricional solo debe seguirse si hay alguna deficiencia y debe indicarla un médico.

mujer con ipad

Otros factores que aceleran el proceso de envejecimiento de la piel…

Hasta aquí hemos indicado los principales causantes de la aparición prematura de los signos de envejecimiento. Pero hay alguno más que ha sido objeto de estudio: estrés, horas de sueño insuficientes y efectos de la temperatura.

Otra sorpresa que nos hemos llevado al revisar este estudio científico es que no hay evidencia científica de que el estrés sea una causa directa de envejecimiento cutáneo. Sí que hay relación entre el estrés y el sistema inmunológico y se cree que los trastornos de la piel pueden exacerbarse debido al estrés, pero todavía no hay una evidencia concluyente que relacione el estrés psicológico con el envejecimiento de la piel. De lo que sí se tiene constancia es de que el estrés disminuye la permeabilidad epidérmica, así como  de que produce un deterioro en la recuperación de la función barrera de la epidermis.

La falta de sueño está relacionada con una mayor predisposición a sufrir ciertas enfermedades, como hipertensión, diabetes mellitus, enfermedades cardiovasculares e, incluso, depresión. Pero también está demostrado que un descanso inadecuado afecta a la apariencia de la piel. Los científicos apuntan que hay algunos rasgos faciales que se ven afectados por la privación de sueño: párpados descolgados, ojos rojos e hinchados, ojeras, piel más pálida, más arrugas y comisura de la boca caídas. Creo que esta descripción no sorprenderá a nadie porque esto es más o menos lo que vemos ante el espejo cuando el despertador suena a las seis de la mañana… El madrugón por el momento es inevitable, pero lo que sí podemos hacer es adoptar una rutina sana de sueño para dormir las horas suficientes que nos mantenga vitales y con un rostro fresco. Y en esto no hay fórmulas mágicas: hay que irse a dormir temprano. Los estudios científicos han demostrado que las mujeres que duermen menos de cinco horas por noche, muestran más signos de envejecimiento.

La temperatura también ha sido estudiada en su relación con la piel. Las investigaciones han revelado que cuando la piel sufre un shock térmico, se producen daños oxidativos en el ADN. Es lo que los científicos denominan “envejecimiento térmico de la piel”. Si te estás preguntando si las temperaturas frías pueden incidir de alguna manera sobre la piel, sobre esto todavía no se tienen evidencias y es un campo que permanece en estudio.

Chica con manchas en la piel

Y la crema más eficaz para prevenir el envejecimiento es…

Los científicos reconocen que los tratamientos cosméticos que contienen ciertos ingredientes antioxidantes, que tienen capacidad para prevenir o corregir los signos del envejecimiento (como la vitamina C, E, carotenoides y polifenoles), y que refuerzan la función de barrera. También es recomendable utilizar productos adecuados para limpiar la piel, con el fin de eliminar las partículas adheridas que se adhieren a esta a lo largo del día.

Pero no nos vamos a engañar, lo que nos gustaría es que los científicos nos dijeran: “Este cosmético es el más eficaz para frenar el envejecimiento”. Ese santo grial de momento no existe como tal, pero sí que tenemos una crema que se ha demostrado como la más eficaz contra el envejecimiento: el protector solar. Y esto es así no solo porque los solares protegen el cutis de las agresiones producidas por la radiación solar, sino que también lo mantienen a salvo de los efectos nocivos que producen los contaminantes atmosféricos al reaccionar con la radiación UV.

Esto se conoce desde que en 2013 un estudio demostrase que el uso diario de fotoprotección retarda el envejecimiento en personas sanas. Los científicos subrayan que solo con el uso diario de un protector solar podemos obtener un beneficio antienvejecimiento, puesto que su empleo discrecional (por ejemplo, aplicarse el fotoprotector solo en verano o solo cuando se va a tomar el sol en unas determinadas épocas del año) no resulta tan efectivo.

Otro dato impactante de este estudio es que “utilizar protector solar después de los 25 años tiene un impacto que se puede ver en tan solo 4 años”. Eso sí, hay que elegir fotoprotectores de amplio espectro, con fotoprotección UVB y UVA.

¿Y qué pasa con la luz azul? Las indicaciones es que se utilice un fotoprotector que bloquee la luz azul y con el fin de evitar hiperpigmentación. Los médicos dirigen esta recomendación en especial a las personas de piel oscura y a aquellas propensas a desarrollar melasma.


Artículo relacionado: Todavía hay 5 cosas que no hacemos bien en cuestiones de protección solar: “5 dudas frecuentes sobre protección solar

Protección solar


Medidas para frenar el envejecimiento cutáneo:

1.- Usa protección solar UVA/ UVB todos los días.

2.- Si fumas, deja el tabaco (y evita los ambientes con humo).

3.- Limpia la piel con un producto suave para retirar las partículas contaminantes de su superficie.

4.- Utiliza tratamientos cosméticos de uso tópico que mejoren la función barrera de la piel.

5.- Aplícate antioxidantes cosméticos tópicos.

6.- Mantén una dieta rica en frutas y verduras.

7.- Limita el consumo de alcohol.

8.- Respeta las horas de sueño adecuadas.


Artículo relacionado: ¿Notas tu mirada apagada? Quizá el agotamiento, el estrés y la falta de sueño, te estén pasando factura: 5 tratamientos para el contorno de ojos que combaten la fatiga

tratamientos para el contorno de ojos





Dejar un comentario