Kiko redefine su estrategia en Estados Unidos

Kiko, nuevo concept store en la calle Fuencarral de Madrid.

Kiko, la marca de cosmética low cost del grupo Percassi, ha pinchado en Estados Unidos. La filial americana se ha declarado en bancarrota y replantea su estrategia para subsistir en el país.

Kiko USA ha solicitado la protección por bancarrota prevista por la ley que le permitirá cerrar 24 de las 29 tiendas con las que opera en Estados Unidos. El presidente ejecutivo, Frank Furlan, ha alegado que los costes operativos son extremadamente altos mientras los ingresos han descendido continuamente en los últimos años. Furlan achaca esta situación al avance de la venta online y al descenso del tráfico en los centros comerciales frente a los minoristas especializados. Cuando Kiko desembarcó en el mercado estadounidense en 2014 eligió los centros comerciales para expandirse, alojando en ellos la mayor parte de sus tiendas.

Se estima que el cierre de las 24 boutiques conllevará un recorte de las pérdidas de unos 7,1 millones de dólares. La cadena italiana continuará activa a través de cinco tiendas, una de ellas ubicada en Times Square, de su plataforma de e-commerce (cuyas ventas han registrado un incremento de doble dígito) y de Amazon. Con una red mundial que supera las 1.000 puertas en todo el mundo y una facturación de 610 millones de euros, Kiko no descarta en un futuro relanzar el negocio en Estados Unidos asociándose con un minorista local.

Dejar un comentario