A la deliciosa y tentadora manzana de Nina Ricci le ha salido una compañera que la complementa, Luna, una nueva fragancia que amplía el universo de fantasía creado para Nina.

Si ya os habíais sentido seducidas por la manzanita de Nina y su mundo naif, difícilmente vais a poder escapar al encanto de Luna, la manzana azul. Mientras que Nina, creada en 2006 por Olivier Cresp, es una fragancia luminosa, chispeante y sensual, Luna, obra de Christophe Raynaud y Marie Salamagne, se define audaz, intensa y misteriosa. Es un eco de Nina, con la que forma un tándem perfecto.

La fragancia

El perfume se describe como floral amaderado y goloso, con dos acordes protagonistas: caramelo y siempreviva. Las notas de salida cautivan con flor azahar y bayas silvestres. En el corazón, flor siempreviva y caramelo, acordes que crean adicción. La estela final es un fondo de vainilla carnal y madera de sándalo.

El frasco

Para el frasco se mantiene la manzana de vidrio de Nina, pero esta vez con reflejos azulados y nocturnos. Una cinta de cuero ciñe el cuello del envase que está rematado por dos hojas doradas.

La campaña

La campaña de comunicación está protagonizada por Frida Gustavsson y Jac Jagaciak, una rubia y otra morena. Ambas modelos encarnan a dos tipos de mujer que se complementan y que son reflejo la una de la otra.

EDT 30 ml, PVPR 41 €

EDT 50 ml, PVPR 60,50 €

EDT 80 ml, PVPR 73,50 €

Dejar un comentario