¿Las esponjas de maquillaje son higiénicas? Nos responden los expertos

Inicio Maquillaje ¿Las esponjas de maquillaje son higiénicas? Nos responden los expertos
Publicidad

Las esponjas de maquillaje se han convertido prácticamente en un básico de cualquier neceser. Proporcionan precisión y consiguen aligerar cualquier base de maquillaje, fundiéndola con la piel y dejando un acabado muy natural. Este es su punto fuerte y por lo que conquistan a quienes las prueban.

Sin embargo, es inevitable que cada cierto tiempo surja el debate. Esponjas de maquillaje, ¿sí o no? Son frecuentemente cuestionadas por su higiene y sus detractores argumentan que son un foco de bacterias. Por eso hemos decidido contar con la opinión de dos expertas, que nos solucionen todas las dudas habituales que se plantean en torno a su uso.

Esponjas de maquillaje. Los expertos responden

Uno de los principales inconvenientes que se le atribuyen a esta herramienta de belleza es que absorbe el maquillaje, que se puede quedar en su interior, acumulando suciedad y bacterias. Rea Ann Silva, fundadora y CEO de Beautyblender, la esponja de maquillaje más conocida y vendida en todo el mundo, asegura que la tecnología única de Beautyblender, impide que esto ocurra.

Rea Ann Silva fundadora y CEO de Beautyblender
Rea Ann Silva fundadora y CEO de Beautyblender

«Cuando está húmeda, el maquillaje se queda en la superficie de la esponja, no penetra hacia el interior, para no desperdiciar producto. Se puede utilizar mojada para aplicar prácticamente cualquier producto en formato líquido, crema o polvo», explica Silva.

La clave está en la limpieza. Rea Ann Silva hace hincapié en este aspecto y recomienda limpiarla a diario. «Nuestro limpiador sólido sin fragancia es una opción muy efectiva, ya que disuelve el maquillaje y la suciedad a la vez que es respetuoso con el exclusivo material con el que está fabricada la Beautyblender», puntualiza.

Este limpiador está formulado con aceite de coco y aceite de palma sostenible. Además, es suficientemente suave para usarlo a diario, tanto con la Beautyblender como con brochas de maquillaje.

Esponjas de maquillaje beauty blender
Esponja para aplicar maquillaje Beautyblender y limpiador sólido Blendercleanser

Estos son los consejos de Rea Ann Silva para limpiar correctamente la esponja en tres sencillos pasos:

  1. Primero hay que mojarla y aplicar directamente en las manchas una buena cantidad de blendercleanser.
  2. Frota hasta conseguir una suave espuma. Repite, si fuera necesario.
  3. Por último, aclara y estruja la esponja para eliminar todos los restos de jabón y agua.

Para que se conserve en perfecto estado en importante dejar que se seque en un área completamente limpia y bien ventilada. No considera que sea preciso limpiarlas con agua hirviendo. «Usando nuestros productos de limpieza, la temperatura del agua no importa», indica Rae Ann Silva. 

En su opinión, si limpiamos las herramientas a menudo, eliminamos las bacterias, la suciedad y la acumulación de producto, evitamos que la piel se irrite. «Nuestros limpiadores protegen del 99,9% de los gérmenes perjudiciales, incluso si quedaran manchas en la esponja. La protección frente a los gérmenes continúa hasta 24 horas después de haber lavado la esponja».

Silva asegura que sus esponjas de maquillaje son seguras incluso para personas con acné, eso sí, recomienda ser extremadamente diligente con la rutina de limpieza tras cada uso.

Podéis encontrar las esponjas Beautyblender y los productos de limpieza en la web de Sephora, Druni y Perfume’s Club.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Felicidad Carrera (@felicidadcarrera) el

Leticia Carrera, directora técnica del centro de tratamientos estéticos Felicidad Carrera, también recomienda limpiar las esponjas después de cada uso pero además aconseja hervirlas en agua para eliminar las bacterias. «Aunque en realidad, en cuanto las toquemos con los dedos, tendrán de nuevo microorganismos», apunta.

En cuanto a su uso por parte de personas con acné o alguna infección en la piel, Leticia Carrera desaconseja su uso, pues pueden provocar que las bacterias que lo producen se extiendan a otras zonas. Es preferible aplicar el maquillaje con las yemas de los dedos en este caso, tras lavar bien las manos o con una brocha, desinfectándola adecuadamente con alcohol tras cada uso.

En pieles sin acné se puede aplicar el maquillaje con esponjitas, brochas o con las yemas de los dedos, lavando las esponjas después de cada uso, dejándolas secar a continuación y cambiándolas cada 3 meses. De este modo, no debería haber ningún problema, explica Carrera. Del mismo modo que recuerda que se deben limpiar las brochas con jabón tras cada uso y con alcohol una vez por semana.

Están acostumbrados a ver y tratar en su centro de belleza todo tipo de problemas cutáneos, dermatitis, acné… pero es difícil determinar si su origen puede estar en el uso de este utensilio. «Al tratarse de afecciones multifactoriales, es difícil determinar una única causa, pero en estos casos recomendamos incluso secar la piel con una toalla limpia cada vez, evitar esponjitas o cepillos de limpieza y de maquillaje», concluye Leticia Carrera.

Publicidad