Alès Groupe presenta concurso de acreedores

Lierac Lumilogie corrección antimanchas
Lumilogie es un concentrado doble que combate las manchas día y noche.

El fabricante francés Alès Groupe, conocido por la marca Lierac, presentó concurso de acreedores el pasado 9 de julio en el Tribunal de Comercio. Tiene seis meses para presentar un plan de continuidad, aunque no descarta la venta.

Alès Groupe presenta concurso de acreedores

La pandemia del coronavirus ha precipitado la caída del negocio que en los últimos años atravesaba dificultades financieras. En diciembre de 2019, el grupo familiar nombró presidente a Patrick Puy, un especialista en reflotar empresas en dificultades, pero no ha habido tiempo para impulsar el negocio.

Propietario de Phyto, Lierac, Jowaé, Ducastel y Caron, Alès Groupe facturó 208,6 millones de euros en 2019, un 2,7% más que en 2018. El 51% de la cifra fue generada por el catálogo capilar, aunque fue la categoría de cuidado de la piel, con un peso del 49%, la que destacó con un incremento del 5,5%. Sin embargo, la rentabilidad se desplomó. El resultado neto fue de -39 millones de euros frente a los -15,4 millones registrados en 2018.

Opciones de continuidad

La empresa tiene un periodo de seis meses para salvar su continuidad. Está estudiando soluciones «que permitan en las mejores condiciones perpetuar la actividad, mantener el empleo y liquidar las responsabilidades». Contempla la entrada de nuevos inversores e incluso no se descarta la venta, habida cuenta de la buena evolución de cuidado de la piel y de que un 70% de su distribución se produce en el canal farmacia, frente al 30% del canal peluquería.

Entre los factores internos que han lastrado la evolución de Alès, su presidente destaca el retraso en la transformación digital y su falta de adaptación a un mercado en constante cambio. Por ejemplo, «las herramientas informáticas no nos permitieron administrar las existencias, que suman el equivalente a un año y medio de productos, lo que consume mucho efectivo», ha declarado Patrick Puy al diario Les Echos.

El grupo no ha podido hacer frente a sus deudas por una importante necesidad de liquidez. «Teníamos un plan sólido y financiación, pero la Covid ha aumentado las pérdidas», ha señalado Puy. A finales de mayo, la empresa contaba con un efectivo de 15 millones de euros, insuficiente para afrontar una deuda financiera que ronda los 97 millones de euros.

Publicidad