Buen comienzo de año para LVMH

Inicio Profesionales Industria Buen comienzo de año para LVMH

Los resultados apuntan un buen buen comienzo de año para LVMH pese a la guerra en Ucrania y la persistencia de la pandemia. El grupo francés logró una facturación de 18.000 millones de euros en el primer trimestre de 2022, un 29% más que en el mismo periodo de 2021 (un 23% de crecimiento orgánico).

LVMH crece a doble dígito en el primer trimestre de 2022

Aunque la crisis de suministros aún lastra la evolución de la división de vinos y licores, el resto de negocios crecieron a doble dígito. Como es habitual la unidad de moda y marroquinería es el motor más potente, con un crecimiento orgánico del 30% hasta los 9.123 millones de euros, que equivalen a la mitad de la facturación total.

La división de distribución selectiva mostró una fuerte recuperación con un incremento orgánico de las ventas del 24%, hasta los 3.040 millones de euros. Sephora registró un fuerte repunte de las ventas en el primer trimestre con respecto al mismo periodo de 2021, cuando persistía el cierre de algunas tiendas. La mayor recuperación se observa en Norteamérica, Francia y Oriente Medio, mientras que fragancias es la categoría más pujante. Por su parte, la enseña DFS creció pero de forma más lenta dada la débil situación del travel retail.

La unidad de perfumes y cosméticos anotó un crecimiento orgánico del 17% al facturar 1.905 millones de euros. Según destaca LVMH, el crecimiento de la categoría de fragancias, seguida de maquillaje, en Estados Unidos es una de las razones de su buena evolución. Christian Dior sigue liderando la división gracias a Miss Dior, J’Adore y Sauvage. Lanzamientos como Irresistible Fraiche de Givenchy, la nueva línea Aqua Allegoria de Guerlain y la buena progresión de Maison Francis Kurkdjian también han contribuido al buen comportamiento del negocio.

El grupo mantendrá su estrategia de desarrollo de sus marcas, sin perder de vista las consecuencias que se pueden derivar del contexto geopolítico actual y de la pandemia. Está especialmente atento a los estrictos confinamientos que China está aplicando, como es el caso de Shanghái.