Paul Berg, CEO de Clarel, sale del grupo Dia

Clarel, el nuevo formato de Grupo Dia.
Clarel, el nuevo formato de Grupo Dia.

Cuando todavía no había cumplido su primer año en el grupo Dia, Paul Berg deja su puesto de CEO en Clarel, la división de belleza y cuidado del hogar de la compañía. Le sucede en el cargo José María Jiménez Millares, que lleva 20 años en Dia.

Paul Berg sale de Clarel

A pesar de que el grupo ha descartado la venta de Clarel que barajó durante meses, esta división no pasa por su mejor momento con continuas salidas y entradas en los puestos directivos. Desde que su consejero delegado, Karl-Heinz Holland, abandonara el puesto el pasado mes de abril (en el que fue sucedido por Ricardo Álvarez), ha habido un goteo constante de salidas en el equipo directivo que este introdujo durante su etapa. El último en pronunciarse ha sido Paul Berg, CEO de Clarel, división de belleza y cuidado personal denominada «Beauty by Dia», a la que el grupo dotó hace un año de estructura propia para que trabajase de manera independiente con el fin de impulsar su crecimiento con un equipo experto en este negocio.

Un año de salidas e indemnizaciones

A la salida de Paul Berg hay que sumar la del propio consejero delegado, Holland; Dawid Jaschock, director comercial; Matthias Raimund, director de operaciones; y Marin Dokozic, responsable de negocio en Brasil.

En total, 5,2 millones de euros, es la cifra que el grupo lleva gastado en indemnizaciones a directivos este año.

Se mantiene el proyecto de Clarel

A pesar de las dificultades que está teniendo Dia para lograr una estabilidad en la directiva de Clarel, el proyecto de esta división se mantiene y ya hay sustituto para el puesto que deja Berg. José María Jiménez Millares, que lleva 20 alos en la compañía, los últimos como responsable del negocio de Masterfranquicia, ocupa ya el cargo de CEO.

Al margen de la movilidad en los puestos directivos, el grupo debe hacer frente a serios problemas financieros que siguen golpeando las cuentas de la compañía. El pasado 10 de agosto Dia recibía una nueva inyección finaciera por parte de Mikjail Fridman, el inversor ruso propietario del 74,8% de la compañía, que presentaba una oferta de bonos emitidos por 600 millones de euros con vencimientos en 2021 y 2023.

A fecha de junio, el grupo acumula en el primer semestre fiscal una deuda financiera neta de 1.253 millones de euros. A pesar del mal dato, la compañía mantiene el optimismo ante la evolución alcista de las ventas, reflejo del incremento de las compras relacionadas con el consumo en el hogar durante la pandemia de coronavirus. Como consecuencia de esto, las pérdidas suman 187 millones de euros, una cifra un 55% menor que la del año anterior.

Publicidad