Coty reconoce un duro golpe en las cifras del ejercicio fiscal 2020

LOGO COTY.
LOGO COTY.

Coty ha revelado los resultados financieros de ejercicio fiscal 2020, que se cerró el pasado 30 de junio. La compañía informa de que la facturación ha retrocedido un 22% debido al impacto de la crisis provocada por el Covid-19.

Coty cae un 22% y pierde 3.784 millones de dólares

«El cuarto trimestre de Coty ha estado marcado por un shock externo, ya que la pandemia de Covid-19 desencadenó una crisis económica real. La severa contracción de las ventas, con ingresos por debajo de 1.200 millones de dólares año tras año, ha llevado a un retroceso significativo durante el último trimestre. Pero damos por cerrada esta etapa y pasamos a la siguiente, porque Coty está de vuelta. En los dos últimos meses, hemos visto una mejora significativa en el negocio y esperamos que continúe el impulso positivo, con un retorno a las ganancias del primer trimestre», ha dicho Peter Harf, fundador y presidente ejecutivo de Coty, como síntesis de lo que ha supuesto el año fiscal para la compañía.

El shock al que se refiere Harf se ha dejado sentir en el cuartro trimestre, cuando los efectos de la crisis económica provodada por el coronavirus ya eran evidentes y se ha reflejado en una caída de ingresos del 53%, aunque Coty señala que desde julio la tendencia de ventas ha mejorado.

No obstante, la empresa no se ha tomado ni un respiro durante los meses de verano, que ha aprovechado para reforzar su catálogo de marcas de cuidado de la piel, una de las que mejor está resistiendo los efectos negativos de la pandemia, con una alianza con Kim Kardashian; ha renovado su cúpula directiva, fichando a Sue Nabi para el puesto de CEO; y ha empezado a explorar nuevas fórmulas omnicanal para llegar a los consumidores de manera directa y rápida, como hemos visto con el acuerdo alcanzado en Estados Unidos con la compañía de mensajería GoPuff.

Lujo, la categoría más afectada

Los ingresos totales del año han sido de 6.737,9 millones de dólares, tras decrecer un 22%.

Observando solo la categoría de lujo, la cifra en valor ha retrocedido un 20,9%, lo que ha supuesto 2.606,4 millones de dólares y, solo en el cuarto trimestre, la cifra ha sido de 219,4 millones, tras perder un 70,9%. El comercio electrónico ha aglutinado el 30% de las ventas de lujo en el cuarto trimestre.

Coty señala que el cierre de los establecimientos de perfumería de lujo, incluidos grandes almacenes y minoristas especializados y de viaje, ha supuesto una gran presión para esta categoría que, a pesar de contar ya con las tiendas abiertas, sigue registrando cierta contención.

Por otra parte, hay que destacar el dinamismo de la división de cuidado de la piel, impulsada por las ventas de la marca Kylie Skin y por su distribución en exclusiva en la red de tiendas de Douglas de toda Europa.

Gran consumo también ha caído, con pérdidas de un 29,5% que se han traducido en 2.111 millones de euros facturados. En el cuartro trimestre la involución fue de un 54,7%. El comercio electrónico de esta categoría supuso un 10% de la facturación del cuarto trimestre.

Este segmento ha mantenido unas ventas más constantes, ya que los consumidores han puesto el foco sobre categorías de cuidado personal más esenciales. Nuevos hábitos de consumo que apuestan por lo básico y que han repercutido negativamente en el negocio de color.

Por su parte, la facturación de Wella disminuyó un 14,4%, lo que se ha traducido en 2.020 millones de dólares. El cuarto trimestre ha sido el más perjudicado, con los cierres de salones y un 40,6% menos de ingresos.

Publicidad