Claves de los resultados financieros del primer semestre 2020 de L’Oréal

Jean-Paul Agon, presidente y director ejecutivo de L'Oréal.
Jean-Paul Agon, presidente y director ejecutivo de L'Oréal.

El grupo L’Oréal cierra un primer semestre con decrecimiento del 11,7%, lo que ha supuesto 13.000 millones de euros facturados. En cuanto al beneficio, 1.823 millones de euros, este ha sido un 21,7% inferior al obtenido en el mismo período del año anterior. Una evolución negativa que no desmotiva a la dirección del grupo que ha aprovechado estos meses para optimizar la posición de sus marcas en el entorno online, reforzar e-commerces e impulsar la innovación para estimular el consumo de cara a la última parte del año, momento que se ha reservado para «un plan agresivo de lanzamientos de nuevos productos«, según ha comunicado Jean Paul Agon, presidente y director ejecutivo de la compañía.

Resiliciencia empresarial, la clave de los resultados financieros del primer semestre

«El grupo L’Oréal ha mostrado una gran capacidad de recuperación durante el primer semestre de 2020, marcado por la crisis de la pandemia de Covid-19», ha afirmado Jean Paul Agon.

En líneas generales, la compañía ha podido hacer frente al complicado panorama que el coronavirus ha supuesto para el negocio de la belleza, especialmente por el cierre de tiendas decretado durante el confinamiento y que provocó una crisis de oferta más que de demanda.

Las divisiones que mejor han logrado capear la crisis han sido las de cosmética activa, la de productos de consumo (a excepción de maquillaje, que es la que más se desacelera) y las de productos profesionales y de lujo, que han mantenido su actividad gracias al comercio electrónico. En este sentido hay que destacar el liderazgo del grupo en la venta online, que ha crecido un 64,6% durante el primer semestre.

L’Oréal afronta el segundo semestre con confianza y determinación porque, a pesar de que la crisis sanitaria se va a prolongar, el grupo ha adquirido experiencia para emplear mejor los recursos que brinda el comercio electrónico y ha preprado un plan para ilusionar a los consumidores, que siguen interesados en la belleza, con lanzamientos potentes que llegarán en la segunda mitad del año.

La división de lujo cae un 16,8% pese al impulso del e-commerce

El cierre de las perfumerías y la caída de las ventas de travel retail ha afectado a las ventas de la división de lujo, que ha caído un 16,8% en el primer semestre.

Aun así, la división ha ganado cuota de mercado, gracias al poder de las marcas más sólidas en cuidado de la piel como Kiehl’s, Lancôme y Helena Rubinstein. También ha funcionado bien el último lanzamiento en fragancias de YSL, Libre.

Cosmética de color sigue siendo la categoría más afectada por la crisis.

Por áreas geográficas, el grupo gana participación de mercado en todas las zonas menos en Norteamérica. A finales del primer semestre, se empezaron a detectar señales de recuperación del segmento de lugo en Asia y, sobre todo, en China, con un incremento dle 30%.

Por otra parte, el comercio electrónico ha experimentado un gran desarrollo, con un crecimiento del 62%.

Gran consumo apuesta por la inversión en medios para impulsar la demanda

La división de gran consumo decrece un 9,4%, tendencia negativa que refleja sobre todo la caída de la demanda de artículos de maquillaje por parte de los consumidores. Las marcas que más han sufrido las consecuencias del cambio de hábitos de los consumidores han sido Maybelline New York y NYX Professional Makeup.

Por su parte, Fructis ha sustentado el crecimiento en la buena marcha de Fructis Hair Food. L’Oréal Paris ha registrado también crecimientos debido al lanzamiento de serums de la gama Revitalift. Y la categoría de coloración capilar ha revelado un gran dinamismo, al incrementarse el interés de las consumidoras por teñirse el cabello en casa.

Todas las delegaciones del grupo han elaborado un potente plan de aceleración para el segundo semestre, centrado en tres prioridades: acelerar el ritmo de la innovación, iniciativas que estimulen el consumo (como «Back to Beauty») y la intensificación de las inversiones en medios para impulsar la demanda.

Cosmética activa crece un 4,3%

La división de cosmética activa ha gozado de buena salud durante el primer semestre, con un crecimiento del 4,3% que ha llegado a ser del 9% en el mes de junio.

Los equipos se han centrado en dinamizar las marcas en el entorno online, se han fortalecido relaciones con prescriptores y se han reforzado los e-commerce.

Este negocio ha funcionado especialmente bien en Asia y en Norteamérica, donde las marcas CeraVe, SkinCeuticals y La Roche-Posay han registrado un crecimiento a doble dígito.

CeraVe se coloca como la marca número uno en términos de contribución al crecimiento de la división, con crecimientos de dos dígitos en todas las zonas.

La división profesional cae a doble dígito penalizada por el cierre de los salones

A finales de junio, la división profesional registraba una caída del 21,3%, una tendencia negativa que se viene arrastrando desde que en marzo se cerraran salones de peluquería en todo el mundo. Con la reapertura de los salones, los datos han ido mejorando, especialmente en Estados Unidos, Alemania y China.

Hay que destacar el buen comportamiento de Kérastase, gracias al exitoso lanzamiento de Genesis y a su desarrollo omnicanal.

Y, también, hay que mencionar el buen comportamiento de la división en e-commerce, lo que confirma que se ha acelerado la transformación digital de este área de negocio.

Publicidad