Marta Tamayo, directora de Le Secret du Marais

Inicio Profesionales Entrevistas Marta Tamayo, directora de Le Secret du Marais

«La perfumería de autor no trabaja desde el punto de vista del marketing o las tendencias, sino desde el lujo real»

La fundadora y directora de la perfumería Le Secret du Marais (calle Hortaleza, 75, Madrid) pasa revista al origen y fundamentos de este negocio, así como al significado de lujo dentro de la perfumería.

¿Cuál es el origen de Le Secret Du Marais?

 El nombre procede del barrio de París en el que vivíamos: Le Marais. Cuando nos trasladamos a vivir a España vimos que era complicado encontrar los productos que usábamos allí, y lo mismo le ocurría a otras personas. Por eso, decidimos abrir Le Secret du Marais, dedicado a lo que se llama perfumería nicho o de autor. Yo prefiero la palabra autor porque lo que hay detrás son creadores que trabajan de forma diferente a cuando se trata de una gran marca comercial.

Cuando nos instalamos en Madrid pensamos en este barrio de Justicia/Chueca, un barrio alternativo en el que puedes encontrar cosas muy modernas y, al mismo tiempo, tiene el encanto de lo tradicional. Y así comenzamos una aventura difícil al principio, porque había un gran desconocimiento y era necesario explicar que éramos y qué hacíamos, dar a conocer al público un sector que en otros países estaba muy en boga, pero que en España estaba comenzando.

A partir de ahí, hemos intentado diferenciarnos a través del producto y también a través del servicio al público. En un mundo muy rápido, pretendemos que la gente se pare y disfrute de una experiencia de compra diferente y de una experiencia de bienestar. Siempre buscamos que el cliente disfrute, que vuelva y que nos recomiende, que sea nuestro prescriptor.

¿Qué es la perfumería de autor?

Es aquella perfumería que busca sobre todo la creación y el cuidado del producto, pero no desde el punto de vista del marketing o de las tendencias, sino desde el lujo real: materias primas de primera calidad, proceso de creación lento, búsqueda del medio plazo a la hora de gustar, etc. Esto no quiere decir que debamos tener siempre el mismo perfume, este cambia como cambiamos la ropa o el estado de ánimo. En el fondo es un proceso que no busca solo los dictados del marketing, que es lo que ocurre a menudo en las marcas comerciales.

¿Es también una forma de respetar la individualidad del creador del perfume?

Hasta ahora los grandes perfumistas trabajaban para las marcas y casi siempre desde un segundo plano que ignoraba su condición de artista. Lo importante era la marca o la modelo que la promocionaba. En el caso de la perfumería de autor, podemos decir que este tiene una idea e intenta plasmarla a través del producto. Son marcas que persiguen gustar, pero no persiguen gustar a todo el mundo sino que buscan más la personalización. En una fragancia comercial el trabajo no comienza en el laboratorio, sino en el departamento de marketing que decide qué va a encargar al perfumista, mientras que en la perfumería de autor es este quien decide lo que quiere hacer. A veces son marcas que contratan a un perfumista consagrado, pero le dejan una gran libertad a la hora de crear.

¿Cuándo consideráis que una marca de autor deja de serlo para pasar a ser comercial?

Es difícil establecer un límite. Algunas de las marcas de autor comienzan ahí no por concepto, sino porque no pueden ser otra cosa y a medida que van creciendo su objetivo es ser compradas por una gran marca. Otras veces es porque van ampliando su distribución de forma importante y comienzan a adquirir los vicios de una marca comercial: descuentos, regalos, promociones, publicidad en medios, etc. Nosotros no hacemos descuentos ni entramos en guerras de precio.

Cuando sacamos una marca de nuestro establecimiento puede ser, también, porque no ha gustado a nuestro público y esa falta de rotación hace imposible financieramente seguir con la misma. No obstante, mantenemos algunas marcas con baja o nula rentabilidad simplemente porque nos gustan y decidimos que merecen estar dentro de nuestra oferta.

¿Por qué en España la perfumería de autor es menos importante que en otros países?

En España, falta tradición. Hemos tenido grandes casas de perfumería, pero también tuvimos durante años un mercado muy cerrado y eso ha hecho que entráramos más tarde en la perfumería moderna. Tenemos una cultura de perfumes más frescos, con connotaciones mediterráneas, pero los viajes, internet, etc, han abierto las puertas a otros mundos olfativos.  En España, nos recuperamos muy rápido de los retrasos y, por eso, cada vez abren más perfumerías con una oferta diferente y más rica.

Lea la entrevista completa en la edición en papel de NEWSFRAGANCIAS, nº 47.

Marta Tamayo, directora de Le Secret du Marais.
Marta Tamayo, directora de Le Secret du Marais.
Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí