El crecimiento de las ventas de gran consumo empieza a frenarse tras una semana de cifras récord

Después de dos semanas de crecimiento imparable, las ventas de gran consumo empiezan a frenar su crecimiento, según apunta Iri España, que ha medido la evolución del mercado durante la semana que ha finalizado el 22 de marzo. La consultora señala que el incremento de las ventas ha sido de 7% con respecto a la misma semana de 2019.

El crecimiento de las ventas de gran consumo empieza a frenarse

La semana del 9 al 15 de marzo ha marcado un récord histórico en las ventas de gran consumo en nuestro país, debido al efecto acopio que se ha producido entre los consumidores que han reaccionado ante la pandemia de coronavirus comprando de manera masiva productos básicos de alimentación, droguería e higiene personal ante el miedo al desabastecimiento, así como para evitar tener que salir a adquirir artículos de primera necesidad con frecuencia, pues el país entero se encuentra en estado de alarma y bajo confinamiento domiciliario.

Según Iri, en la semana de 16 al 22 de marzo, la evolución alcista de las ventas se ha moderado, pasando a ser de un 7%, lo que supone un 41% menos que la semana previa.

Además, la consultora señala otro factor importante que está incidiendo en el consumo, la ampliación de la cuarentena y el endurecimiento de las medidas de confinamiento, que implica controles de movilidad. Esto ha provocado que los consumidores hayan recurrido a los canales de venta más próximos a su domicilio, beneficiando a los supermercados (+14,6%) frente a los hipermercados (+6,7%). También experimenta un crecimiento espectacular el canal online, cuyas ventas han escalado un 53,8% en la semana terminada el 15 de marzo y un 32,7% en la semana posterior.

Las ventas se concentran en Madrid, Valencia y Andalucía

Madrid, Valencia y Andalucía son las comunidades que han registrado el mayor crecimiento de las ventas en el tiempo transcurrido durante la declaración de la pandemia de coronavirus, con incrementos por encima del 18%.

Los productos más demandados son alimentación no perecedera, como legumbres, pasta y conservas, así como productos de limpieza, tipo lejías y desinfectantes.

Por el contrario, los artículos menos demandados han sido cosmética y perfumería, que han decrecido un 24%.

Publicidad