El estrés y la falta de sueño se manifiestan en el rostro y nos hacen parecer más cansadas e incluso nos ponen años encima… Hoy os cuento que existe una gimnasia facial que sirve justo para evitar este efecto de agotamiento en nuestra cara porque trabaja los músculos faciales para que se mantengan tonificados y elásticos. Además, al practicar este yoga facial liberamos estrés y nos relajamos, lo que también se refleja en un rostro menos tenso. Son todo ventajas.

¿Qué es el yoga facial?

El yoga facial consiste en ejercitar los músculos de rostro y cuello con una serie de ejercicios y posturas que se centran en expresiones y movimientos que tonifican los músculos de la cara. Estos ejercicios son eficaces para suavizar arrugas y combatir la flacidez de la piel.

El yoga facial ejercita los músculos faciales al igual que trabajamos con otros músculos de nuestro cuerpo para tonificarlos. Un músculo que no se trabaja pierde tonificación y termina descolgándose y perdiendo tono.

¿Quién puede practicar yoga facial?

Lo puede practicar cualquier persona, hombres y mujeres, sin importar la edad. Tan sólo se necesitan 15 minutos diarios para realizar los ejercicios.

Los resultados son visibles después de cuatro semanas.

¿Cuándo hay que practicar yoga facial?

Lo recomendable es hacerlo cinco veces por semana. Puedes elegir el momento que mejor te venga, por la mañana o por la noche, después de aplicarte los tratamientos cosméticos para que la piel esté bien hidratada a la hora de realizar los ejercicios.

¿Y no habrá efecto rebote?

Puedes pensar que al realizar movimientos repetitivos con la cara, estos pueden dar lugar a que se creen nuevas líneas de expresión. Con el yoga facial esto no sucede porque los movimientos que realizamos los mantenemos sólo unos segundos y tienen como fin tonificar el músculo.

Practica los movimientos delante de un espejo para comprobar que los haces correctamente hasta que controles bien los ejercicios.

Tutorial

Diana Bordón, especialista de yoga facial, nos enseña cómo tonificar los pómulos para evitar la flacidez que se forma en la zona nasolabial.

 

Dejar un comentario