Stanpa desacredita el estudio de solares de la OCU por falta de rigor científico

Fotoprotector-Transparente-de-Isdin-para-ninos para ilustrar la noticia del estudio de solares de la OCU

Una vez más la OCU vuelve a alarmar al consumidor sin apoyar sus acusaciones con el debido rigor científico. Tras un análisis comparativo de protección solar infantil, la OCU pide la retirada de dos solares para niños porque, asegura, protegen menos de lo que anuncia su etiquetado. Los productos señalados son el Fotoprotector Pediatrics Transparent Spray SPF 50+ de Isdin y Babaria Infantil Spray Protector SPF 50+. Isdin lo niega a través de un comunicado en el que enumera hasta cinco estudios independientes que sostienen el índice de protección anunciado y Stanpa, la patronal de la industria cosmética, desacredita de principio a fin el estudio de solares de la OCU, por carecer de transparencia y rigor científico.




¿Cómo se hace el estudio de solares de la OCU?

La OCU ha analizado 17 protectores solares infantiles con factor de protección solar muy alto (SPF50+) presentados en formato pulverizador (spray, aerosol o pulverizador) sometiéndolos a dos pruebas de laboratorio y siguiendo “las normas estandarizadas europeas”. Una ha calculado el SPF in vivo en condiciones estandarizadas y controladas mientras que la otra prueba realizada in vitro ha medido la radiación UVA capaz de traspasar una capa de producto de un espesor determinado.

De acuerdo con su relato, el fotoprotector de Isdin ofreció una protección equivalente a un SPF 15 y el de Babaria, una protección de SPF 30, cuando en las etiquetas de ambos productos se indica un SPF 50+. Por este motivo, la OCU ha enviado los resultados a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), la autoridad que vigila la seguridad de los cosméticos en nuestro país, y ha solicitado su retirada y cese de comercialización por “el riesgo potencial que supone su uso para la salud de los consumidores, especialmente en el caso del fotoprotector de la marca Isdin”, afirma.

Fotoprotector-Transparente-de-Isdin-para-ninos

La OCU pide la retirada del fotoprotector transparente de Isdin para niños y la marca responde.

Reacción de Isdin

La reacción de Isdin no se ha hecho esperar. Ha emitido un comunicado en el que defiende que todos los productos de su catálogo han superado las pruebas más exigentes realizadas por “entidades de certificación especializadas, independientes y de gran prestigio”.

En cuanto al producto puesto en entredicho está avalado por 5 estudios independientes. En concreto:

2 Estudios concluyen que el producto tiene un SPF 50+ de acuerdo con la norma ISO 24444:2010. ((a) un estudio realizado por AMA Laboratories entre septiembre y octubre de 2015 que concluye que el Producto tiene un SPF de 64,4; y (b) un estudio realizado por Helioscience entre marzo y de abril de 2017 que concluye que el Producto tiene un SPF de 64,8).

2 Estudios sostienen que el producto tiene un UVA-FP superior a 20 de acuerdo con la norma ISO 24443:2012. ((c) un estudio realizado por Complife Group en marzo de 2018 que concluye que el producto tiene un UVA-FP de 34,14 y (d) un estudio realizado por HelioScreen en abril de 2018 que concluye que el Producto tiene un UVA-FP de 29,5).

1 Estudio independiente adicional (e) realizado por AMA Laboratories, Inc. en el mes de agosto de 2015concluye que el producto tiene un UVA-FP de 24,41 de acuerdo con el método Colipa in-vitro method UVA-PF determination.

Isdin quiere trasladar un mensaje de tranquilidad al consumidor porque además de este respaldo científico, recuerda que desde el lanzamiento del producto en 2015, no se ha registrado ninguna “consulta, reclamación o denuncia significativa de particulares o consumidores referidas a la falta de seguridad o eficacia del producto”.

Reacción de Stanpa al polémico estudio de solares de la OCU

La patronal de la industria cosmética ha difundido un comunicado en el que afirma que la OCU no tiene ni el conocimiento científico ni recursos para abordar un asunto tan complejo como es la determinación del FPS de un protector solar infantil, producto sujeto además a unas estrictas evaluaciones de seguridad.

El informe de la asociación de consumidores carece de la transparencia que se exige en la investigación científica. No indica el lugar donde se ha realizado ni el equipo investigador que se ha encargado del análisis, ni detalla la metodología que sigue de forma adecuada.

Stanpa subraya la complejidad para determinar la fotoprotección de un cosmético. La norma ISO 24444:2010 tiene en cuenta distintos parámetros, como las latitudes y longitudes geográficas, las variaciones en función de la hora del día y la estación del año a la hora de probar un fotoprotector. Este método exige una técnica muy compleja de llevar a cabo, ya que intervienen muchas variables como forma de aplicación, textura, tipo de piel, diferentes lámparas de lectura, etc, que “requiere tener personal altamente cualificado, con conocimiento específico, y bien entrenado para poder dar una correcta interpretación de los resultados obtenidos”.

Stanpa concluye señalando otro aspecto muy importante y es que los resultados publicados por OCU deberían ser contrastados en varios laboratorios, ya que “acusar injustificadamente de que un producto “no cumple” con pruebas realizadas en un solo laboratorio del que se desconoce la metodología seguida y las condiciones del ensayo, es grave e insuficiente para asegurar tal afirmación”.




Dejar un comentario