Les Eaux de Chanel, tres aventuras olfativas

Les Eaux de Chanel colección de perfumes: Deauville, Biarritz y Venise.

Una fragancia es un concentrado de emociones que despierta recuerdos especiales, que nos reconforta, nos arrulla o nos confiere energía… Por eso, Chanel se refiere a la colección Les Eaux como una aventura olfativa que nos lleva a territorios donde descubriremos sensaciones inéditas. ¿Me acompañas a descubrirlas?

Les Eaux, tres aventuras olfativas

Esta colección de perfumes evoca la sensación de subirnos a un tren que nos lleva a un destino inesperado, en la sensación de aventura y escapada que nos transporta a escenarios naturales, en los que nos sentimos libres y podemos dar rienda suelta a las emociones. Las tres composiciones han sido creadas por Olivier Polge, que ha trabajado en colaboración con el Laboratorio de Creación y Desarrollo de Chanel. El maestro perfumista ha jugado con una paleta de ingredientes nobles que giran sobre una sensación de frescor infinito, el que se siente al abrir la ventanilla de un tren que avanza a toda velocidad o de un vapor que rompe las olas.

El diseño de los frascos mantiene la línea sobria de Les Eaux. Aparentemente sencillos, han sido elaborados con un cristal fino y ligero, resultado de una técnica compleja. La forma se inspira en una petaca, como las que se que se guardan en el bolsillo de una chaqueta. El detalle lujoso lo pone el tapón, fabricado en plástico termoestable (antigua baquelita), un material noble de color negro brillante sobre el que se estampa la doble c enseña de la marca. Cada creación se distingue por el nombre que aparece en la etiqueta de la parte delantera del frasco.

Paris Deauville

Olivier Polge recrea las sensaciones de un fin de semana en el campo. Más que incluir referencias olfativas al propio Deauville, el perfumista busca inspiración en el aire puro, en el aroma que emana de los árboles frutales y las flores de la campiña.

“Más que el destino en su propia realidad, me gustó la idea que tienen los habitantes de la ciudad cuando sueñan con un fin de semana en el campo”.

La composición conjuga cáscara de naranja, petit gran y hoja de albahaca, un trío energético y aromático. La esencia de rosa y las notas ajazminadas surgen en la salida dando paso a un corazón floral. Después llega el carácter rotundo, vintage y chipre del pachulí.

Viaje a Deauville: esta ciudad de la costa de Normandía es un lugar mítico para la maison, pues fue donde comenzó la historia de Coco Chanel. En 1912 era uno de los destinos de vacaciones favoritos de los parisinos e inspiró a Gabrielle en sus primeras creaciones de sombreros. Es en Deauville donde se inaugura la primera tienda Chanel que permaneció abierta hasta 1925.

Chanel Les Eaux Paris Deauville

Paris Deauville nos invita a sentir las fragancias de un paseo campestre.

Paris Biarritz

“Quería que se tuviera la sensación sobre la piel de que cada ingrediente está impregnado de agua”, Olivier Polge.

Esta es la composición más acuática de la colección, en la que el perfumista ha querido unir el espíritu deportivo con la elegancia única de esta zona de la costa vasca.

Olivier Polge dinamiza la salida con unas notas de pomelo y mandarina. Los cítricos abren camino a un acorde de muguete al que sigue una nota de vetiver entremezclada con almizcles blancos que intensifican las sensaciones tónicas.

Viaje a Biarritz: en 1915 Gabrielle abre un nuevo espacio en Biarritz, un lugar de vacaciones muy concurrido por la alta sociedad de la época. Elige instalar la boutique en la villa de Larralde, justo al lado del Casino, los grandes hoteles y la playa. En poco tiempo, consigue atraer la atención de la reina Victoria Eugenia, de España, que fue clienta de la tienda.

Chanel Les Eaux Paris Biarritz

Paris Biarritz es la composición más acuática de la colección, que se inspira en la energía de la costa vasca.

Paris Venise

Paris Venise se inspira en el largo viaje a bordo del Orient-Express, que separa la capital francesa de la ciudad italiana. Por lo que Olivier Polge quería que la composición evocara sensaciones orientales y barrocas. Aunque siguen estando presentes los cítricos, el nerolí aparece como segundo plano. Un acento de frutos rojos matizan al lirio y al geranio de Grasse, ácido y floral. A continuación, surgen madera de cedro explosiva y un acorde ambarino. Culmina en una nota avainillada y en aromas orientales que aportan calidez a la piel.

Viaje a Venecia: esta ciudad marca un punto de inflexión en la historia de Gabrielle. En 1920 perdía a su amor Boy Capel, que fallecía en un accidente de coche, y Misia y el pintor José María Ser la invitan a Venecia para que recupere las ganas de vivir. Allí Gabrielle se siente impresionada por los pintores venecianos y las fiestas de la alta sociedad. Es donde su estilo se refina y recupera la inspiración para seguir creando.

Chanel Les Eaux Paris Venise

El Orient-Express inspira la composición de Paris Venise.

Dejar un comentario