Niños protegidos bajo el sol

protección solar niños

#BeautyLovers hoy os hablamos de protección solar específica para niños. Como ya sabréis, es vital proteger la piel de los más pequeños, pues es en la infancia cuando existe mayor riesgo de sufrir quemaduras y de acumular daños que luego en la etapa adulta pueden manifestarse en problemas serios. Pero, como también sabréis, aplicar el protector solar a los niños puede ser muy complicado… Muchos se pasan el día a remojo, otros embadurnados de arena como croquetas y a la mayoría es imposible mantenerlos quietos más de cinco minutos. Tranquilas, que en nuestra selección de solares infantiles, encontraréis el más apropiado para vuestros pichones.

¿Por qué un solar específico para niños?

Si os sentís tentadas a poner a vuestros peques vuestro protector solar, replanteároslo porque existe en el mercado una gran oferta de solares específicos para la piel de los niños. ¿Qué los hace diferentes? En primer lugar sus fórmulas son muy suaves, suelen evitar ingredientes poco recomendables, como los parabenos, e incluyen sustancias calmantes e hidratantes para mantener su piel hidratada.

Bebé en la playa

Los menores de 6 meses siempre a la sombra.

Filtros físicos

Con los bebés hay que tener muchísimo cuidado. Como norma, no deben exponerse a pleno sol porque su piel es muy vulnerable. Además, antes de los 6 meses no se recomienda la aplicación de protector solar porque su piel todavía no tiene bien formada la función barrera y no es aconsejable que entre en contacto con las sustancias químicas de estas fórmulas, que pueden causar alergias e irritaciones.

¿Qué pasa si nos vamos de vacaciones a la playa con un bebé? Por muy cuidadosos que seamos, es inevitable que esté expuesto al sol durante algunos ratitos. Bueno, pues entonces los pediatras aconsejan recurrir a protectores con filtros físicos (y no químicos), formulados con minerales, que son más seguros para las pieles de los bebés. Hasta que cumplan los 3 años, deberíamos escoger este tipo de fotoprotectores para los más pequeños de la casa.

De todas formas, en general para todos los peques, lo mejor es poner barreras físicas al sol: llevar ropa (mejor si es ropa técnica con SPF), gorro y gafas.

¿Cómo aplicar el protector?

Lo recomendable es aplicar el protector solar en casa, antes de bajar a la piscina o a la playa, porque así cuando estén expuestos al sol, la fórmula ya estará actuando con toda su eficacia. Para eso se necesita una media hora.

Además, ya sabéis que hay que reaplicar el protector cada dos horas como mínimo. Pero sin duda lo más recomendable es que los papás evaluéis la piel del niño para comprobar si se está enrojeciendo. Lo recomendable es volver a aplicar el producto antes de que esto suceda. Si esto sucediera, hay que procurar que pasen el mayor tiempo posible bajo una sombra porque el riesgo de sufrir una quemadura aumenta.

Poned atención a zonas del cuerpo que muchas veces se nos pasan por alto y que suelen ser las que acaban enrojecidas, como orejas, parte de atrás del cuello, zona trasera de las rodillas o incluso axilas.

Recomendaciones

Seguro que las tenéis más que presentes, pero no está de más recordar varias cosas cuando vamos a pasar unas horas expuestos al sol:

Evitad las horas centrales del día

Elegid zonas de sombra para jugar el mayor tiempo posible

Escoged siempre SPF 50

Ver galería.

Dejar un comentario